domingo, 12 de noviembre de 2017

Embargo preventivo. Verosimilitud del derecho y peligro en la demora

Embargo preventivo. Verosimilitud del derecho y peligro en la demora

La Cámara revocó una sentencia que denegó un embargo preventivo en un proceso de cobro de pesos y admitió la cautelar fundada en un instrumento privado con firmas reconocidas.

Sumarios
El embargo preventivo es procedente si el convenio que prima facie vincula a las participantes del negocio jurídico consta en un instrumento privado con las firmas reconocidas, pues ello implica que el derecho invocado es verosímil, sin que resulte necesario abundar en las complejidades a las que se refiere el decisum, en tanto deviene un aspecto ajeno a esta etapa liminar del proceso.
Dentro del marco de un proceso que tiene una finalidad específica respecto de un bien inmueble determinado procede el embargo preventivo cuando el derecho que invoca el adquirente sea verosímil, sin necesidad de demostrar el peligro en la demora, ello atento la especial naturaleza y objetivo de aquella medida.

Fallo
Poder Judicial de la Nación
CAMARA CIVIL – SALA B
37725/2017
LUCCI, JUAN MARCELO Y OTRO c/ MAS 3 SRL Y OTROS
s/COBRO DE SUMAS DE DINERO
Buenos Aires, de octubre de 2017.- JMR
Y VISTOS: CONSIDERANDO:
I. Vienen las presentes actuaciones al Tribunal, a fin de
resolver el recurso de apelación interpuesto en subsidio por la parte
actora a fs. 93/95vta. contra la resolución obrante a f.86, mediante la
cual se desestimó la medida cautelar solicitada por la ahora recurrente.
Se agravia el recurrente en tanto sostiene que se
encuentra acreditada prima facie la verosimilitud del derecho para que
el embargo solicitado sea procedente. En este sentido señala que ese
requisito se cumple con el contenido de la escritura de fs. 23/24 y la
información sumaria que se produjo respecto del convenio de fs.
26/27.
Por otra parte, con relación al contenido de las cartas de
documento, en las que la a quo basa su decisión, señala que no es
fundamento suficiente la aludida complejidad contractual, ni tampoco
el tiempo transcurrido desde que los demandados se encuentran en
mora.
II. Habiéndose reseñado las constancias y contenido de
las actuaciones relacionadas con el trámite del recurso, nos
abocaremos al tratamiento de la cuestión.
De manera preliminar diremos que el tribunal de
apelación no se encuentra obligado a seguir a los litigantes en todos
sus razonamientos, ni a refutarlos uno por uno. En tal sentido posee
amplia libertad para examinar los hechos y las distintas cuestiones
planteadas. Puede asignarles el valor que les corresponda o que
realmente tengan en tanto se consideren decisivos para fundar la
Fecha de firma: 11/10/2017
Firmado por: DR. MAURICIO LUIS MIZRAHI , JUEZ DE CÁMARA
Firmado por: DR. CLAUDIO RAMOS FEIJOÓ, JUEZ DE CÁMARA
Firmado por: ROBERTO PARRILLI, JUEZ DE CAMARA
#30028850#190389357#20171009121830997
resolución y prescindir de los que no sirvan a la justa solución de la
litis.
En consecuencia se analizarán sólo las argumentaciones
que sean conducentes (ver CSJN, “Fallos”: 258:304; 262:222;
265:301; 272:225; Fassi – Yañez, “Código Procesal Civil y Comercial
de la Nación, Comentado, Anotado y Concordado”, T° I, pág. 825;
Fenocchieto – Arazi. “Código Procesal Civil y Comercial de la
Nación. Comentado y Anotado”, T 1, pág. 620).
III. Sentado ello, conforme se desprende de la normativa
aplicable, procede el embargo preventivo cuando el derecho que
invoca el adquirente sea verosímil (art. 209, C.P.C.C.).
Ese requisito, implica la justificación prima facie de la
autenticidad del instrumento acompañado para fundar la pretensión
(Arazi – Rojas, “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación,
Comentado, Anotado y Concordado”,T I, pág. 1039, punto 1, Ed.
Rubinzal – Culzoni, Santa Fe, 2014).
Además, atento la especial naturaleza y objetivo de la
referida medida, dentro del marco de un proceso que tiene una
finalidad específica respecto de un bien inmueble determinado, el
requisito de la verosimilitud es suficiente, sin necesidad de demostrar
el peligro en la demora (CN Civ., esta Sala 13-6-77, ED 77-379).
Esa circunstancia, vital para la concesión de la medida de
referencia, se verifica cuando consta en un instrumento público o
privado con las firmas autenticadas (Falcón, “Tratado de Derecho
Procesal Civil y Comercial”, T IV, pág. 214, nro. 26, Ed. Rubinzal –
Culzoni, Santa Fe, 2013).
IV. Analizando el planteo recursivo, desde la óptica que
resulta de los conceptos más arriba expuestos, se adelanta que la
resolución objetada será revocada.
Fecha de firma: 11/10/2017
Firmado por: DR. MAURICIO LUIS MIZRAHI , JUEZ DE CÁMARA
Firmado por: DR. CLAUDIO RAMOS FEIJOÓ, JUEZ DE CÁMARA
Firmado por: ROBERTO PARRILLI, JUEZ DE CAMARA
#30028850#190389357#20171009121830997
Poder Judicial de la Nación
CAMARA CIVIL – SALA B
En efecto, el embargo preventivo que solicita la parte
actora, en base a la normativa procesal antes referida, posee suficiente
verosimilitud, a partir de la documentación aportada.
En tal sentido, destacamos la escritura de fs. 23/25 y el
convenio que prima facie vincula a las participantes del negocio
jurídico, consta en un instrumento privado con las firmas reconocidas,
conforme declaraciones testimoniales de fs.83 y 84.
Esa sola circunstancia, habilita el dictado de la cautelar,
sin que resulte necesario abundar en las complejidades a las que se
refiere el decisum, en tanto deviene un aspecto ajeno a esta etapa
liminar del proceso.
Eventualmente aquellas circunstancias serán objeto de
alegación y prueba en el desarrollo del trámite principal. Pero no es un
tema que obste a la verosimilitud del derecho, entendida como la
probabilidad de la existencia del mismo y no de su incontrastable
existencia.
V. Las costas se imponen por su orden, atento la ausencia
de contradictorio (art. 68, última parte, C.P.C.C.).
Por los fundamentos expresados, el Tribunal
RESUELVE: Revocar la resolución recurrida en lo que fuera materia
de agravio. En consecuencia, en la instancia de grado se deberá
proveer la pertinente medida cautelar. Con costas por su orden.
Regístrese y publíquese. Oportunamente devuélvase al Juzgado (art.
135, inc.7, C.P.C.C.).

Fecha de firma: 11/10/2017
Firmado por: DR. MAURICIO LUIS MIZRAHI , JUEZ DE CÁMARA
Firmado por: DR. CLAUDIO RAMOS FEIJOÓ, JUEZ DE CÁMARA
Firmado por: ROBERTO PARRILLI, JUEZ DE CAMARA
recuperado de:http://thomsonreuterslatam.com/2017/11/embargo-preventivo-verosimilitud-del-derecho-y-peligro-en-la-demora/

No hay comentarios.: