sábado, 4 de junio de 2016

TARJETAS DE CRÈDITO Y RECIPROCIDAD DE TRATO

Tarjetas de crédito y reciprocidad de trato

Los topes puestos por la Justicia a los intereses de saldos deudores significan un avance importante en favor de los consumidores VIERNES 03 DE JUNIO DE 2016
El  reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que pone tope al interés que se les puede cobrar a deudores de saldos en tarjetas de crédito merece ser destacado. Significa un acto de enorme justicia frente a los abusos que en ese rubro, como en muchos otros, se han venido registrando a lo largo de los años.
En este caso en particular, el más alto tribunal del país se expidió sobre el recurso extraordinario presentado por un banco a partir de un planteo formulado por la Asociación de Protección del Consumidor (Proconsumer), entidad a la que ya se le había reconocido legitimación activa para actuar judicialmente, pues lo hizo en representación de un interés colectivo.
La Corte consideró que no se le puede cobrar al deudor de saldos de tarjetas de crédito un interés que supere en un 25 por ciento las tasas que la misma entidad financiera aplique a las operaciones de préstamos personales en moneda corriente para los clientes.
Suscribieron la sentencia los tres ministros que hoy integran el tribunal: Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, quienes, al rechazar el recurso del banco, dejaron firme un fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial.
La sentencia en segunda instancia había dispuesto, además de devolver los importes que el banco cobró a sus clientes por ese concepto por encima del 25% citado, que el plazo de prescripción de la acción para reclamar es de tres años.
Diversos peritajes deberán realizarse para determinar cuál es el monto que debe devolver la entidad bancaria. Ciertamente, no será el primer banco que deba resarcir a sus clientes por lo cobrado de más, pero representa, sin dudas, un caso testigo de peso en favor de los consumidores, quienes deberán recibir los correspondientes intereses que respeten el principio de reciprocidad de trato aplicando para los reintegros o devoluciones los mismos criterios que establezcan para los cargos por mora, dispuesto por la ley de defensa del consumidor.
En otro caso igualmente importante, la Justicia ratificó la facultad de los jueces de morigerar intereses abusivos pactados en préstamos hipotecarios. Se trata de un fallo de la Sala B de la Cámara Nacional en lo Civil, coincidente con otro de primera instancia, que fijó una tasa de interés del 7% anual -entre intereses compensatorios y punitorios- para una deuda que había sido pactada en dólares y cuyo pago estaba garantizado con una propiedad.
La voluntad de las partes de un contrato debe respetarse, pero tiene como límite "el orden público, la moral y las buenas costumbres", por lo que los magistrados pueden intervenir cuando haya habido abusos, se sostiene en ese fallo de segunda instancia.
La Sala B de la Cámara consideró que la fijación de intereses es "esencialmente provisional" porque responde a las fluctuaciones económicas de un país.
Con anterioridad, otra sala de la misma cámara había establecido en 8% anual los intereses que el deudor moroso debía pagar por su deuda en dólares, cuando en el mutuo acuerdo estaba previsto que fuera casi el cuádruple.
Este tipo de actitudes abusivas que derivan en juicios extensos, con los costos que ello implica, tanto materiales como de tiempo, podrían evitarse si las autoridades ejercieran un debido y oportuno control sobre los bancos. También, sobre muchas financieras que, disfrazadas de mutuales o cooperativas, estafan a sus clientes, y de mutuales que exceden los verdaderos objetivos para los que fueron creadas, transformándose en prestamistas encubiertos a tasas usurarias, en flagrante violación de las leyes y resoluciones vigentes.
recuperado de:http://www.lanacion.com.ar/1905213-tarjetas-de-credito-y-reciprocidad-de-trato

No hay comentarios.: