sábado, 12 de julio de 2014

Ejecución parte indivisa a pesar de constitución de bien de Familia


42051/09 – “Sicknayi Jose c/ F. M. y otro s/ ejecutivo” – CNCOM – SALA E – 23/05/2014


 Buenos Aires, 23 de mayo de 2014.-
Y VISTOS:
1. Se encuentran las actuaciones en condiciones de resolver el recurso de apelación interpuesto a fs. 484 por M. M. -cónyuge del coejecutado M. F.- contra la resolución de fs. 472/3, donde se desestimó in limine el planteo que se formuló a los fines de que se forme el correspondiente incidente de levantamiento de bien de familia.-
 Fundó su recurso con el memorial de fs. 486/7, el que fue contestado por la actora a fs. 489/90.-
 Asimismo, advierte la Sala que pende de tratamiento el recurso deducido a fs. 229 por Claudia Beatriz Asereto -ex cónyuge del coejecutado Ariel Darío Álvarezcontra la resolución de fs. 184/7, concedido con efecto diferido a fs. 244 (v. fs. 261).-
 Sus fundamentos obran a fs. 249/50, cuyo traslado fue contestado por la ejecutante a fs. 257/60.-
2. La apelante M. M. sostuvo que siendo condónima del inmueble perteneciente a su esposo, cuya porción indivisa es objeto del remate ordenado en estos actuados, y beneficiaria del bien de familia, no correspondería que prosiga la ejecución del inmueble ubicado en la Av. Pueyrredón 923/29, p. 1, dpto. "C", U.F. 18.-
 En tal sentido, solicitó que se ordene la formación de un incidente de "...levantamiento del bien de familia, respecto de mi parte en tanto condómino de mi 50 % y beneficiaria en el 50 % de mi cónyuge...".-
 En primer lugar, corresponde señalar, tal como lo hizo la jueza de grado, que el remate ordenado en autos alcanzará sólo la parte indivisa de propiedad del coejecutado F., lo cual surge además con claridad del auto de subasta obrante en fs. 404/5.-
 Asimismo, que en estas actuaciones ya se ha dispuesto, mediante resolución dictada en fs. 301/2 que ha sido finalmente confirmada por esta Sala en fs. 327/8, que la afectación como bien de familia del inmueble en cuestión resulta inoponible al actor en tanto la misma había ocurrido con posterioridad al nacimiento de la deuda que aquí se ejecuta.-
 Ahora bien, los acreedores de uno de los condóminos del inmueble afectado pueden solicitar la desafectación y ejecución del bien, ya que no cabe enervar su garantía, compuesta por el patrimonio de su deudor, por el acto de afectación realizado (cfr. esta Sala, "Sagrado Ana María c/ Giusto Héctor s/ ejecutivo", del 23.9.10; íd. "Caldo Adriana Beatriz s/ quiebra (inc. de incorporación de bienes)", del 15.3.11).-
 Es que, si el crédito anterior a la inscripción del bien de familia -como acontece en el caso- no pierde ejecutabilidad sobre el mismo, no hay razón para soslayar la previsión legal porque haya condóminos del inmueble, no deudores; lo determinante es que la deuda que se reclama es de fecha anterior a la afectación del inmueble como bien de familia.-
 Véase, que a partir de la inscripción del bien al régimen del bien de familia, no surge un derecho de propiedad general sobre todo el inmueble, sino que el dominio se mantiene en forma independiente en cabeza de cada uno de sus propietarios instituyentes. Los beneficiarios, entonces, no tienen ni facultades de disposición ni de administración respecto de la porción indivisa que no les corresponde.-
 Lo contrario implicaría, tal como se adelantó, una alteración de la garantía tenida en miras por el acreedor al contraerse la obligación por el simple hecho de que el deudor comparta la propiedad del inmueble (en el caso con su cónyuge), ya que necesariamente cualquier eventual y posterior afectación del mismo como bien de familia debería alcanzarlo en forma íntegra.-
 En efecto, según fluye de las disposiciones incluidas en la ley 14394:34 y ss., no es concebible la afectación como bien de familia de partes indivisas, circunstancia que lleva -como se dijo- a concluir inequívocamente que la afectación no es oponible al acreedor en tanto que titular de créditos constituidos por el cotitular de ese bien con anterioridad a la inscripción registral (cfr. CNCom. Sala D, "Roberto L. Rico s/ Otero Alberto s/ ejec.", del 23.9.83).-
 Por otra parte, la indivisibilidad del bien de familia no tiene por efecto "mantener" la "afectación" del bien ante la ejecución de una deuda "anterior" de uno de los condóminos; el efecto de esa indivisibilidad es "desafectar todo el bien" -sin perjuicio, claro, de subastar sólo la cuota parte indivisa de propiedad del ejecutado- (cfr. CNCom. Sala D, "Caja de Crédito Varela Cooperativa Ltda. c/ La Reposera SRL y otro s/ ejecutivo", del 15.5.00).-
 De tal forma, la desafectación alcanza a todo el bien y no sólo a la porción indivisa del deudor, ya que no sería posible, de acuerdo con la finalidad del régimen de bien de familia, mantener la afectación de una porción indivisa, sin perjuicio de que -además- podría no conservarse el requisito del vínculo de parentesco entre los condóminos, pues es factible que un tercero adquiriese esa porción en la subasta por realizarse (cfr. Belluscio-Zannoni, "Código Civil ...", 1998, t. 6, p. 314; CNCom, Sala B, "Vanoli, Alberto c/ Marcos Oscar s/ ejecutivo", del 22.6.05; íd. Sala A, "San Martín Guillermo s/ quiebra s/ inc. de concurso especial", del 14.5.99).-
 Lo hasta aquí expuesto -en tanto revela que en estas actuaciones sólo se encuentra comprometida la parte indivisa del bien correspondiente al coejecutado F., que la afectación del inmueble como bien de familia le resulta inoponible al mismo, que resulta irrelevante para soslayar tal situación la existencia de condóminos del inmueble y que no es posible que se produzca la desafectación del régimen únicamente en lo que respecta a la porción del deudor-, resulta suficiente para decidir el rechazo de los agravios esgrimidos por M. M., en tanto la formación de un incidente de "levantamiento" del régimen de bien de familia luce manifiestamente improcedente.-
3. Claudia Beatriz Asereto -ex cónyuge del coejecutado Ariel Darío Álvarez- apeló la resolución de fs. 184/7 (pto. IV), mediante la cual se desestimó el planteo de levantamiento de embargo sin tercería que formuló en relación a ciertos bienes muebles que -según dijo- eran de su propiedad, habiéndose impuesto las costas generadas por la incidencia a su parte.-
 Ahora bien, la resolución recurrida, en cuanto rechazó un planteo de levantamiento de embargo sin tercería, resulta inapelable en virtud de lo prescripto por el Cpr. 104, último apartado.-
 Al ser inapelable la decisión principal, igual temperamento se aplica a la accesoria materia de las costas (v. esta Sala, en: "La Leonesa S.A.", del 6/9/95; íd. "I.B.M. Argentina S.A.", del 12/9/91; y precedentes de ésta y otras Salas allí citados).-
 Consecuentemente, los agravios esgrimidos por la apelante, centrados en el modo en que se impusieron las costas, devendría improcedente.-
 Sin perjuicio de ello, del análisis del pronunciamiento recurrido, que concluyó en el rechazo del pedido de levantamiento de embargo sin tercería deducido por Claudia Beatriz Asereto, no se advierte que hubieran mediado vencimientos parciales y mutuos que justifiquen apartarse de lo dispuesto por el Cpr. 68 y 69 (que consagran el principio rector en materia de costas, que encuentra razón de ser en el hecho objetivo de la derrota) y compensar la carga de los gastos. Tampoco se trató de una cuestión dudosa, compleja, de legislación reciente o precedentes contradictorios.-
 Asimismo, se observa que fue la apelante quien se presentó en estas actuaciones como parte supuestamente afectada por un embargo -de allí su interés en el juicio- y formuló un planteo que dio lugar a la intervención del actor, generándose así el devengamiento de costas particulares a su respecto.-
 En definitiva, no se advierten circunstancias objetivas que obsten a la imposición de costas a la apelante, perdidosa en la incidencia.-
4. Por lo expuesto, se resuelve desestimar los recursos de apelación deducidos por M. M. y Claudia Beatriz Asereto y en consecuencia confirmar la resoluciones apeladas, con costas en cada caso a las respectivas vencidas (cfr. Cpr. 69).-
 Comuníquese (cfr. Acordada C.S.J.N. N° 15/13) y devuélvase sin más trámite, encomendándose a la jueza de la primera instancia las diligencias ulteriores y las notificaciones pertinentes (Cpr. 36:1).-
 Firman únicamente los suscriptos por hallarse vacante la vocalía N° 14 (art. 109 R.J.N.).-
Fdo.: MIGUEL F. BARGALLÓ - ÁNGEL O. SALA
Francisco J. Troiani: Secretario de Cámara

Citar: elDial AA882C

Publicado el: 11/07/2014
copyright © 2012 editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

No hay comentarios.: