lunes, 16 de julio de 2012

Incumplimiento de Contrato-Cancelación de Prenda, fallo

“Pérez, César Orlando y Otra c/ Autosur S.A. s/ Demanda por incumplimiento de contrato – Cancelación de prenda” – CÁMARA DE APELACIONES DE TRELEW (Chubut) – 12/06/2012 CONTRATOS. ADQUISICIÓN DE UN AUTOMÓVIL MEDIANTE GARANTÍA PRENDARIA. Obligaciones contraídas en moneda extranjera. PESIFICACIÓN. Parte vendedora que tras el abono de la totalidad de las cuotas por parte del adquirente, solicita un reajuste equitativo de las prestaciones. PROCEDENCIA. APLICACIÓN DEL ART. 11 DE LA LEY 25.561 (SEGÚN LEY 25.820). DOCTRINA DEL ESFUERZO COMPARTIDO. Circunstancias sobrevinientes. Remisión al precedente “Rinaldi” de la CSJN. Necesidad de mantener una relación de equilibrio patrimonial al momento del cumplimiento de la obligación. Accionante que invoca la mora del acreedor (que no canceló la prenda, pese al pago de las cuotas por parte del comprador), como impedimento para aplicar dicha teoría. RECHAZO. IMPOSIBILIDAD DE CANCELAR LA PRENDA SOBRE EL AUTOMÓVIL, ANTE LA EXISTENCIA DE UN SALDO (ILÍQUIDO) PENDIENTE DE PAGO. Estado transitorio de iliquidez hasta que el tribunal se expida acerca de la cuantía de la deuda. Principio “in illiquidis non fit mora”. Reflexiones acerca del término “mora imputable” mencionado en el Art. 11 de la ley 25561. Redundancia. CORRESPONDE CONFIRMAR LA SENTENCIA APELADA “Más allá de que el adquirente completó el pago de las cuotas convenidas ajustadas por el coeficiente de variación salarial (CVS)), el reajuste equitativo solicitado por la vendedora constituía una pretensión legítima, la cual, por hallarse controvertida, quedó librada en definitiva a la oportuna decisión judicial. En tal contexto, se aprecia claramente que la materia litigiosa estaba sujeta un pronunciamiento jurisdiccional para establecer la cuantía definitiva de los créditos y adeudos recíprocos, por lo que la obligación debatida se mantuvo en un estado transitorio de iliquidez que tornaba aplicable el principio in illiquidis non fit mora.” (Dr. Ferrari, según su voto) “Teniendo en cuenta que a la postre la acreedora prendaria demostró, al menos en la instancia originaria, la persistencia de un saldo a su favor que justificaba mantener la vigencia de la prenda pactada en garantía de su crédito, no puede asimilarse entonces dicha situación a la mora imputable a la que alude como impedimento para solicitar el reajuste equitativo el citado art. 11 de la ley 25.561 modif. por ley 25.820.” (Dr. Ferrari, según su voto) “Si bien en varios precedentes esta Sala sostuvo la inaplicabilidad de dicha doctrina en la resolución de otros casos análogos, en virtud del principio de seguimiento corresponde hoy dejar de lado la anterior postura, a partir del precedente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (autos: Rinaldi, Francisco A. y otro c. Guzmán Toledo, Ronal C. y otra 15/03/2007 [Fallo en extenso: elDial.com - AA3BE4] ), conforme al cual, en casos en que se aprecie un desajuste derivado de la variación cambiaria, corresponderá atender a una solución que imponga compartir el esfuerzo patrimonial entre los contratantes, a cuyo fin los jueces deberán tener en cuenta el coeficiente de variación salarial y mantener una relación de equilibrio patrimonial al tiempo de cumplir la obligación. Este criterio ha sido reiterado por el máximo tribunal del país en casos posteriores (conf. C.S.J.N. 16/09/2008 Benedetti, Estela Sara c. Poder Ejecutivo Nacional 01/10/2008 [Fallo en extenso: elDial.com - AA4B5D]; Alonso, Hernán Martín y otro c. Ferrino, Miguel Ángel 14/11/2008 [Fallo en extenso: elDial.com - AA4BDA], 7; id. C.S.J.N. 06/05/2008 Paladini, María Laura c. Zamora, Selene Cecilia; entre otros) y a él cabe de atenerse al momento de pronunciarnos en la causa bajo examen (en el mismo sentido, mi voto en el Expte. 22949).” (Dr. Ferrari, según su voto) “El tópico fundamental a dilucidar en esta alzada no es otro que el de si se aplica o no a este caso la teoría denominada doctrina del esfuerzo compartido, cuyo objeto – magüer su precaria formulación conceptual - fue repartir entre los contratantes el peso de la interferencia de los avatares y circunstancias económicas sobrevinientes en los contratos de tracto sucesivo, dividiendo los riesgos y efectos del contrato entre los suscribientes del mismo.” (Dr. López Mesa, según su voto) “Sin ánimo de polemizar, sino de llamar a las cosas por su nombre, dicho art. 11 incurre en una innecesaria redundancia, al hablar de mora imputable;; ello, sencillamente, porque si no existe imputabilidad, no existe mora, ya que la mora es técnicamente un retardo en el cumplimiento al que se añade necesariamente la imputabilidad, pues si no existe este último elemento, no se configura la mora, sino solo un retardo inocuo o una imposibilidad de cumplimiento de la obligación directamente. Hablar de mora imputable es como aclarar que la responsabilidad por culpa es de esencia subjetiva.” (Dr. López Mesa, según su voto) “No ha habido en autos, entonces, impedimento u obstáculo alguno relevante para que el acreedor solicitara el reajuste equitativo del precio del bien, conforme el art. 11 de la ley 25.561 modif. por ley 25.820, pues no es predicable la existencia de mora en cabeza del acreedor prendario.” (Dr. López Mesa, según su voto) Citar: elDial.com - AA77D1 Publicado el 16/07/2012 Copyright 2012 - elDial.com - editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires – Argentina Dra. María Alejandra Pasquet Secretaria Académica FD y CsPs Delegada Superior Sede Regional Rosario Universidad Abierta Interamericana

No hay comentarios.: