lunes, 5 de diciembre de 2011

Honorarios corredor Inmobiliarios



L. 572.943 - “Magnacca, Eduardo Martín y otro c/ Kelly, Romina y Otro s/ daños y perjuicios” – CNCIV – SALA A – 06/10/2011

HONORARIOS. CORREDOR INMOBILIARIO. Desempeño de su labor como intermediario en la venta de una propiedad. Falta de retribución por los servicios prestados. DEMANDA DE DAÑOS Y PERJUICIOS. Reclamante no inscripto en la matrícula de corredores. Imposibilidad de cobrar retribución de ninguna especie. Art. 33 de la ley 25.028. Orden público. Requisitos para ejercer la actividad. Obligación natural. Art. 515 del Código Civil. RECHAZO DE LA DEMANDA

“Quienes ejercen el corretaje sin cumplir con los requisitos y calidades exigidos por la ley 25028, no tienen acción para cobrar retribución de ninguna especie. La sanción impuesta por la norma legal citada, como ya se dijo, es de orden público y no hace más que reiterar, aunque con una redacción más terminante, la antigua prohibición consagrada por el art. 89 del Código de Comercio –hoy derogada- (…).”

“El corredor no inscripto en la matrícula de corredores, no tiene acción para el cobro de comisión, no habilitándole la matrícula como martillero para el ejercicio del corretaje. Al respecto, sobre las normas y principios generales del mandato o de la locación prevalece el rigor de la ley especial, ya que el legislador ejerciendo, el poder de policía de profesiones y oficios, ha querido sancionar el corretaje clandestino en la actividad intermediadora (conf. Capel. Mar del Plata, abril 14-966, JA, 1967-I-56, sec. Prov.). En idéntico sentido se expresó esta Sala al sostener que “quien no está inscripto como corredor no tiene derecho a cobrar comisión sin que sea suficiente al respecto su inscripción como martillero (CNCiv. Sala A, septiembre 2-969, en autos “Dordoni, Luis c Traverso, Rodolfo J.).”

“Se ha demostrado efectivamente que existió un encargo por parte de la coaccionada Kelly (…) a fin de que los actores mostraran la propiedad para tratar de concretar una posible futura venta. No obstante ello, contrariamente a lo indicado en los agravios, los requirentes, al momento de la vinculación, no estaban habilitados, por medio de correspondiente inscripción para realizar esa actividad, de allí que la suerte desestimatoria de la acción se encuentre sellada.”

“La doctrina considera que el art. 515 del Código Civil efectúa una enumeración enunciativa o ejemplificativa de supuestos de obligaciones naturales, entre los cuales incluye la hipótesis como la de autos, desde que el acreedor no posee acción para requerir el pago por la labor desarrollada, por haber prestado un servicio correspondientes a una profesión reglamentada sin tener habilitación para hacerlo, si la otra parte desconocía la ausencia de título (conf. Belluscio-Zannoni, “Código Civil y leyes complementarias, T. 2, Ed. Astrea, 1984, pág. 677).”
Citar: elDial AA71CE
copyright © 2011 editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

No hay comentarios.: