domingo, 25 de septiembre de 2011

Proyecto ley de tierras


El proyecto de ley de tierras y la necesidad de un enfoque integrador
Por Belén Esteves y Agnes Sibileau

“Luego de las varias y diversas opiniones que se han vertido en las últimas semanas respecto del proyecto de ley de tierras, nuestra intención es plantear en las líneas siguientes la necesidad de un enfoque verdaderamente integrador. Un enfoque así implica poder mirar los distintos aspectos y consecuencias que una ley de tierras podría tener, y ello necesariamente nos obliga a analizar las cuestiones sociales, económicas, ambientales, políticas e institucionales en juego.”

“En abril de este año, la presidenta Fernández de Kirchner envió al Congreso de la Nación un proyecto de ley denominado “Protección al dominio nacional sobre la propiedad, posesión o tenencia de las tierras rurales”, destinado a limitar la propiedad de la tierra respecto de los extranjeros, cualquiera sea su destino de uso o producción. Para ello, el proyecto presenta, básicamente, un doble límite: por un lado, el límite total de tierras que pueden pertenecer a los extranjeros en su conjunto, y por el otro, la cantidad total de hectáreas que cada uno puede poseer como dueño. (...) A fin de cumplir con los objetivos planteados, se crea el Registro Nacional de Tierras Rurales en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, como también el Consejo Interministerial de Tierras Rurales, que será la Autoridad de Aplicación de la ley, y será presidido por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y conformado por los Ministerios de Agricultura, de Defensa, del Interior, y por la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Al mismo tiempo establece la realización de un relevamiento catastral para determinar la propiedad de las tierras rurales existentes dentro de los 180 días de la entrada en vigencia de la ley y tomando como fecha de configuración del relevamiento la situación existente al 1° de enero del año 2010.”

“Sin duda existen razones de peso para debatir un proyecto sobre tierras. Al mismo tiempo, sería ingenuo pretender analizar la situación actual de las tierras en Argentina, la soberanía alimentaria, los efectos del cambio climático sobre la demanda de alimentos y el contexto global desde la visión de 1853, aunque es evidente que no podemos ignorar el texto constitucional. Se trata de la carta fundacional de la Nación, absolutamente vigente en estos aspectos.”

“El análisis del proyecto debe ser integrado con la normativa ambiental argentina. En efecto, algunas de las normas de presupuestos mínimos de protección ambiental sancionadas al amparo del artículo 41 de la Constitución Nacional, establecen expresas disposiciones respecto del ambiente, el territorio y los restantes recursos naturales. Si tenemos en cuenta que el suelo forma parte esencial del ambiente y que integra los ecosistemas, veremos que no es posible despegar el análisis de la ley de tierras de las normas citadas.”

“En cuanto a la oportunidad y las condiciones del debate, es fundamental dejar en claro que una limitación de esta naturaleza, como mencionamos, debería ser estudiada y debatida con el tiempo, la información y la participación equivalente a su envergadura. En principio, y con el fin de responder a los interrogantes planteados, se necesita contar con datos reales y actualizados acerca de la cantidad de tierra en manos extranjeras y nacionales, dónde está esa tierra y para qué se usa, cuál es su productividad real y potencial, cuál es su estado de conservación y cómo se superpone con otras demandas sobre el territorio. Ello amerita un relevamiento técnico imparcial y fundamentalmente público, es decir, que todos los ciudadanos podamos conocer los resultados del mismo, para luego poder participar eficazmente en el debate legislativo por distintas vías.”

Citar: elDial DC16C8
copyright © 2011 editorial albrematica - Tucumán 1440 (1050) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina

No hay comentarios.: