viernes, 6 de marzo de 2009

Novedades sobre prenda con registro

Prenda con registro. Prescripción. Registro caduco. Contrato de mutuo. Juicio ejecutivo. Excepciones. Prescripción. Improcedencia. Aplicación del plazo decenal
HSBC Bank Argentina S.A. v. Cisterna, José F. y otro
Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, sala E
Buenos Aires, 17 de octubre de 2008.
Vistos:
1. La ejecutante apeló contra la resolución de fs. 113/4 en cuanto admitió la excepción de prescripción opuesta por la codemandada Mirta R. Cisterna y rechazó la ejecución.
Fundó el recurso con la pieza de fs. 127/9, que no fue respondida.
2. Este juicio ejecutivo se promovió sobre la base de un contrato de prenda con registro caduco (fs. 26/8).
En consecuencia, el plazo de prescripción aplicable al caso está determinado por el mutuo así garantizado, que subsistió como derecho creditorio no obstante la pérdida del privilegio especial.
A falta de previsión legal que establezca un término específico para la prescripción de la acción derivada de ese tipo de contratos, corresponde estar al plazo decenal previsto en el art. 846, CCom. (ver esta sala, "Anasco Caja de Crédito C.L v. Calvente, Francisco H.", del 23/12/1991; íd. C. Nac. Com., sala C, "Cía. Financiera de Concesionarios Ford S.A v. Automotores Fireze S.A s/ ordinario", del 10/5/1991).
La previsión del art. 848, inc. 2, CCom. no resulta aplicable en la especie dado que, como fue dicho, esta acción no se fundó en un documento endosable o al portador, sino en la relación jurídica subyacente al contrato prendario que ya había caducado de pleno derecho.
Y tampoco puede admitirse la pretensión de la excepcionante que solicitó se juzgue de acuerdo a las previsiones del art. 847, inc. 2, CCom. porque esa norma no es de aplicación respecto de las cuotas en que se fracciona una deuda única, como es el caso. Esa disposición legal se refiere a las obligaciones dependientes de prestaciones periódicas "fluyentes", que se generan con el transcurso del tiempo; es decir, aquellas donde existe una acumulación indefinida (vgr., impuestos, retribución de servicios, etc.; ver esta sala, "Administración de Grupos Cerrados S.A de Ahorro para fines determinados v. Aragones Luis s/ sumarísimo", del 19/4/1988; íd. "Citibank N.A v. Calloni, Daniel s/ ejecutivo", del 12/5/2005; en igual sentido, C. Nac. Com., sala A, "Banco Patagónico S.A (en liq.) v. Penella, Víctor s/ ordinario", del 10/9/1992).
Sucede que la norma citada, al establecer una prescripción reducida, ha querido evitar el peligro de que el deudor sea llevado a la ruina por la acumulación durante largos años de las obligaciones correspondientes a los diversos períodos. Por ende, sólo resultan aplicables sus prescripciones cuando se está en presencia de obligaciones susceptibles de renacer indefinidamente. Pero cuando ese peligro no existe porque la deuda se halla predeterminada por el monto del crédito y, entonces, se agota cuando éste se extingue, la razón de la ley desaparece y con ella la aplicación de la prescripción de 4 años (conf. esta sala, "Cooperativa para el personal de YPF Gral. Mosconi s/ quiebra s/ incidente de revisión por Carmelo y Jorge Frasca S.R.L", del 17/12/2007; en igual sentido, C. Nac. Com., sala B, "Damfin Cía. Financiera S.A v. Unión Personal Civil de la Nación s/ ordinario", del 2/4/1993 y sus citas).
A la misma conclusión, es decir a la inaplicabilidad de la prescripción prevista por el art. 847, inc. 2, CCom., puede arribarse si se tiene en cuenta que las partes habían pactado la caducidad de todos los plazos para el caso de que el deudor incurriera en mora (fs. 11).
En definitiva: cuando lo que se persigue es el cobro de un mutuo contenido en un contrato prendario y no la ejecución de la garantía constituida en el mismo instrumento (que se encontraba caduca), el plazo de prescripción es el previsto por el art. 846, CCom. (conf. C. Nac. Com., sala B, "Loioco, Eduardo v. Carchano, Carlos s/ prepara vía ejecutiva", del 6/7/1990; íd, "Banco de la Nación Argentina v. Establecimientos Agropecuarios Patricia Marta S.A y otros s/ ejecución prendaria del 31/10/2001, entre otros).
Consecuentemente, habiéndose suscripto el mutuo con fecha 20/7/1999 y habiendo los demandados incurrido en mora el 14/10/2000 (según denuncia efectuada por la actora no controvertida por la excepcionante), a la fecha de promoción de la presente ejecución (26/9/2006, fs. 28), no había transcurrido el plazo de 10 años previsto en la norma citada.
3. Por lo expuesto, Se Resuelve:
Estimar la pretensión recursiva, revocar el pronunciamiento apelado, desestimar la excepción de prescripción opuesta y mandar llevar adelante la ejecución contra los señores José F. Cisterna y Mirta R. Cisterna, hasta hacerse al acreedor íntegro pago de la suma de $ 46.722, más la aplicación del Coeficiente de Estabilización de Referencia y los intereses reclamados desde la fecha de mora ocurrida el 14/10/2000. Costas de ambas instancias a los ejecutados (art. 558, CPCCN.).
Devuélvase sin más trámite, encomendándose al juez de la primera instancia las diligencias ulteriores y las notificaciones pertinentes (art. 36, inc. 1).
Los Dres. Miguel F. Bargalló y Bindo B. Caviglione Fraga actúan de conformidad con lo dispuesto en los acuerdos de esta Cámara del 22/7/2008, pto. III, y del 27/8/2008, pto. VI, respectivamente.– Ángel O. Sala.– Bindo B. Caviglione Fraga. En disidencia parcial. Miguel F. Bargalló. (Sec.: Valeria Pérez Casado).
Disidencia parcial del dr. Bargalló :
1. Comparto el criterio de mis colegas en relación al plazo de prescripción aplicable al capital dado en mutuo.
No obstante, a mi juicio, los intereses prescriben a los 4 años desde que la prestación es exigible de acuerdo a lo previsto por el art. 847, inc. 2, CCom. (conf. Nac. Com., sala B, "De Luca, Roberto D. y otro v. Acuña, Santiago A. y otro s/ ejecutivo", del 27/8/2007).
Frente a ello, la excepción debe prosperar en cuanto a la porción de los intereses devengada con anterioridad al 26/9/2002. Destácase que la ley no distingue clases de intereses, de modo que quedan incluidos los compensatorios, moratorios, punitorios, convencionales, legales o judiciales (conf. C. Nac. Com., sala B, "Corfinsa S.A (en liq.) v. Codico C.I.S.A s/ sumario", del 11/9/1996).
2. A partir de lo expuesto, los agravios deberían progresar sólo parcialmente.

No hay comentarios.: