domingo, 1 de marzo de 2009

Las Cosas Como Objetos de Derechos Reales

E l objeto de los derechos reales en el código civil
En cuanto el objeto de los derechos reales, que no ha sido concretado expresamente el código civil (salvo en la nota al título cuarto libro tercero), el codificador ha seguido a Freitas, como surge la nota del art. 2311, cuyo texto originario derogado establecida: "se llaman cosas en este código los objetos materiales susceptibles de tener un valor". La reforma de la ley 17.711
le realizó una significativa modificación a este dispositivo, que quedó redactado de la siguiente manera: "se llaman cosas en éste código, los objetos materiales susceptibles de tener un valor". Agregando le: "las disposiciones referentes a las cosas son aplicables a la energía y a las fuerzas naturales susceptibles de apropiación".
Se pueda advertir al variarse el adjetivo "corporales" por "materiales", alguna trascendencia, para la cuestión relacionada con la naturaleza energía, en razon de que en cambio. apunta más a la sustancia que a lo corporeo; consecuentemente adelantamos que si en la composición de un objeto entra una materia física, puede ser considerado una cosa desde el punto de vista jurídico.

Por eso es que hay fluidos como el gas natural que, aunque no sean corporeos, entran dentro del concepto de cosas por su materialidad. Asimismo, y desde el punto de vista terminológico y de correspondencia entre dos preceptos, el vocablo "materiales" se adecua mejora la denominación opuesta de objetos " inmateriales" que trae el art. 2312. Esta expresión "objetos" hace al sustrato o esencia del objeto del derecho real. A partir de esa reforma nació otra discusión ordinaria acerca del alcance del concepto cosa en relación a la energía, y con una idea fundamental: "el concepto de bien debe reservarse para todos los derechos, todo lo demás objetos económicamente valiosos, son cosas "..

Dicho sea de paso, no obstante lo afirmado por Vélez en la nota al libro tercero el Código Civil, la posesión no es un elemento de los derechos reales, sino el contenido de los mismos; al menos de aquellos que son la gran mayoría ejercidos a través de esa relación real.

Las cosas como objeto de los derechos reales
Siendo que ya fue indicado el concepto de cosas la que consideradas en sí mismas se clasifican primariamente en inmuebles (2314 y s.s) y muebles (23 18), consumibles y no consumibles (2325), fungibles o no fungibles (2324), divisibles e indivisibles (2326), principales (23272329) y accesorias (2328), y dentro del comercio (2336) o fuera de el (2327/38).
Eco del sector expresó en la nota art. 2311, de manera y diametralmente contraria a lo establecido en el texto "la cosa es el género, el bien del especie". Pero queda fuera de duda, que en esa relación, los bienes (que conforma el activo de un patrimonio) corresponden a las cosas (además de los derechos), y no estas aquellos; incluyéndose dentro de es la estructura de Vélez, también a los hechos, ya que sean estos positivos o negativos; y constituyendo todo ello el objeto de los actos jurídicos.
En tanto, el objeto directo de inmediato de los derechos reales queda constituido principalmente por las cosas con las importantes consiguientes excepciones, siendo sector de la doctrina concluye con que solamente las cosas pueden ser objeto derechos reales. Sin embargo otros tratadistas, como principio general, estiman de las cosas tomadas en su acepción técnica, es el objeto principal de los derechos reales, pero no como una regla de exclusividad; y en consecuencia se ha hecho nota: "los art. 2317 y 2319 in fine extienden esa denominación a los instrumentos públicos o privados donde constare haber adquirido reales o créditorios. Por último, el uso y goce pueden recaer sobre objetos desprovisto de utilidad ( art. 2844) o absolutamente improductivos (2845), lo cual nos apartamos de la esfera del patrimonio. Igual criterio es aplicable a servidumbres prediales (art. 3000) que hasta se constituye válidamente sobre inmuebles fuera del comercio (art. 3002), la indeterminación cabe mucho máyor grado con respecto a los creditos, como ya que es lícito obligar sea la entrega de la cosa que pueden o no existir y hasta de primeras esperanzas (art. 1173 y 1404).
Aquello de que las cosas son el único objeto posible de los derechos reales admiten, entonces, varias y respetables excepciones, como en el gran caso de los derechos reales desmembrados de disfrute y garantía, que desnaturalizan ese principio general. En este sentido, se ha expresado por autoridad: "no es cierto que nuestro Código Civil la cosa, en el sentido de objeto corporal susceptibles de tener un valor económico, sea el único objeto de los derechos reales. Por lo pronto, no podría invocarse ningún texto legal que autorice ésa afirmación y, por el contrario, hay artículos expresós que señalan a los bienes como objeto posible de los mencionados derechos como resulta de lo siguiente: 2838, 2900, 2901, 3204, 3209, 3211 y 3212 del C.C.. Por ende, quien se crece con propiedad y con referencia al Código Civil argentino, no puede decir que en éste sólo las cosas son objeto derecho real.

Veamos los derechos reales desmembrado nuestro código civil que son:

a) usufructo de créditos
se encuentra establecida artículos 2838, e implica un acto jurídico por medio del cual un acreedor propietario de un créditos se lo entrega a otra persona facultandola para que lo perciban en dinero a su vencimiento y autorizandola para que, asimismo, cobre los accesorios como ser los intereses de ese capital, para lo cual le notificará al deudor (art. 2875) no sólo la existencia del usufructo, sino que deberá efectuar los pagos a dicha persona, a quien se le aseguran a ese modo su derecho (y consiguientes obligaciones) como usufructuario.
Quedara así constituido el usufructo encabeza esa persona, que se convertirá en usufructuario de créditos con las importantes limitaciones contenidas en art. 2905, y también en el art. 2875, ya que, si el pago del deudor no fuere voluntario, entonces necesitara la cooperación del nudo propietario para poder efectuar el cobro por vía judicial, no obstante que la demanda de vender interponerla el usufructuario, en razón de que el art. 2906 pone precisamente su cargo esa responsabilidad.
Claro está que el usufructuario dejará de ser responsable en éste punto que estamos viendo, en tanto del nudo propietario no le preste la necesaria colaboración; o bien, si el deudor resultare insolvente o se concursare, o fuere declarado en quierbra, en cuyo caso deberá restituir al nudo propietario el instrumente en que conste el crédito.

b) usufructo de un patrimonio (o de una parte alícuota de los bienes)

Este supuesto se encuentra regulado en los artículos 2900 y 2901 como usufructo universal: del derecho de este usufructuario es más amplio que del usufructo comun; ya que, le corresponde todo lo que pueda provenir de las cosas dadas en usufructo aunque no sean frutos (art. 2869). Se puede corregir que le pertenecen al titular del usufructo no solamente la frutos, sino también los productos, un tesoro, y todo cuanto de la cosa provengan, incluyéndose hasta el precio contenido del cobro del muro divisorio con un inmueble lindero abonado por el propietario de este último, para convertirlo en medianero (la nota art. 2869).

La figura de escaso empleo en nuestro medio, y además, la enajenación total de un patrimonio sólo es imaginable para los actos de última voluntad. Ello no obstante, su aplicación jurídica es amplia, porque puede tener tanto origen testamentario como contractual.
Consecuentemente, pensamos que no es viable sostener que se puede trasmitir un patrimonio crucialmente por vía mordisco causa, a ello puede agregarse que otro caso se encuentra en la ley 24441, la que al regulado el contrato de haber fideicomiso, permite que puedan ser objeto de transmisión fiduciaria tanto las cosas determinadas como bienes en conjunto, con la uní que exigencia de que se adoptan recaudo para su individualización. Tales bienes pasan a formar un patrimonio separado una afectación
este usufructo de patrimonio está regido por una normativa especial, como época similitud con otra universalidad como la de hecho cuya posesión es ejercida en conjunto (art. 2764) sobre los objetos que la integran y con diferencias muy grandes con el usufructo particular.

c) derecho que tiene el usufructuario de constituir antítesis sobre inmuebles sometidos al usufructo:
está arreglado por los artículos 3242 y 3241 y se justifica esta normativa porque "el art. 2863 confiere el usufructuario la potestad, equivalente al propietario, sobre los frutos civiles, naturalmente e industriales". Naturalmente con las cortapisas propias del usufructo que surgen fundamentalmente de los artículos 2870 y 2947 pues el usufructuario no puede trasmitir un derecho mejor y más extenso que el que tiene (art. 3270).
Por ello si resultare resuelto el usufructo quedará también sin efecto la antítesis. En definitiva, se trata de una constitución de un derecho real sobre otro derecho real, bien que por vía extraordinaria
Por otra parte, esta posibilidad de que el derecho real tenga por objeto otro derecho real, el codificador únicamente la ha vedado en forma expresa tales supuestos del usufructo (art. 2842) e hipoteca (art. 3120).
De igual modo, puede observarse que en algunos derechos reales de garantía, la cosa tampoco es el único soporte derecho real, como se caso de:
d) prenda de créditos:
el objeto de este derecho real aparece manifiesta en la misma definición de prenda del art. 3204 C.C. "habrá constitución de prenda cuando los dos, por una obligación cierta o condicional, presente o futura entregue al acreedor una cosa mueble o un créditos seguridad de la deuda ". Al establecer que el deudor puede entregar un créditos se está reconociendo como objeto derecho real un derecho personal; concordando ello con art. 3211 que establece: "todas las cosas muebles y las deudas partida puede ser dadas prenda, y con art. 3209 " si lo que todo lo emprenda fuese un proyecto.."
Estamos frente a situaciones en que un derecho real puede tener por asientosun derecho créditorio, no obstante ser negado por ello por gran parte de la doctrina por considerar que el verdadero objeto al cual de la prenda no es el crédito, sino el título que le instrumenta. Ello en parte es cierto, porque la norma manda que el deudor entregue el crédito, por otra parte de necesario para la constitución el contrato real de prenda y esa tradición operará a través del documento que reciba el acreedor o un tercero convertido, previa notificación fehaciente al deudor.
Pero a lo expuesto se opone el argumento de que si desapareciera el instrumento, por mediar robo, pérdida otra circunstancia, no por ello se va a considerar distinguido el derecho real de prenda (art. sentido 27 y 3290).
De la misma manera, la lectura objetiva de la norma legal reseñada, es dable observar que dicha prenda civil, sin duda que puede recaer no solo una cosa, sino sobre el crédito en sí.
Para ello, habrá que tener en cuenta la persona del obligado al pago; ya que la realidad muestra que, cuando se produce el incumplimiento imputable al deudor, lo que el acreedor prendario ejecuta per se, es decir precisamente el crédito.
Se ha razonado asimismo, que esta figura no en más ni menos que una cesión; empero, la misma buena doctrina sea encargado de refutarlo: "pensamos que no puede considerarse en nuestro derecho a la prenda de créditos como una cesión. La prenda de créditos tiene caracteres distintivos que la alejan un tanto de la prenda de cosas; pero siempre se trata de la entrega de un crédito con función de garantía"

De la energía en general y de electricidad particular

La naturaleza jurídica de energía es un tema vivamente debatido tanto la doctrina, la jurisprudencia y no sólo dentro del ambito del derecho civil sino también penal y administrativo.

Como el art. 2311 C.C. se refiere a la energía a secas, cabe incluir sus distintas manifestaciones tecnológicas, como la genética fuerzas magnéticas, solar, ópticas, sonoras, radioactivas o de cualquier otra índole. Por tanto, ponemos de resalto que todas las consideraciones que de ahora en más hagamos sobre el tema de electricidad valdrá en su totalidad para la energía en general y mayormente de para el análisis de su naturaleza jurídica.
En sentido: "la redacción de la norma a pensar que le reservo el vocablo energía a la fuerza desarrollada por el hombre es decir artificiales, ya que de inmediato se refiere a la fuerzas naturales". Previa todo, debemos hacer unas reflexiones sobre la distintas energías existentes, que por regla general produce electricidad y con eficiencia, merced a una razonable política empleada de privatización de su generación, transporte y distribución.

Este último orden, tenemos que las empresas productoras de electricidad, ya sean públicas-nacionales o provinciales-o privadas, la venden para hacer de inmediato transportadas. A su vez los transportistas no pueden vender ni con la energía cuando se debe mantener confiables del sistema, y cumplir las exigencias de calidad y servicios programados, siendo que las empresas distribuidoras se encargan de comercializar electricidad para luego ser consumida. En este caso convendría una mayor desregulación que conduciría a unos real competitividad, de modo que pueda incertivarse más costrucciones centrales generando es tanto de ellas interconectadas en todo el territorio nacional. Sería social y economicamente beneficiosa una mayor extensión y expansión de las líneas de trasporte de corriente eléctrica de alta tensión que posibiliten un normal abastecimiento, sobre todo ante la constante creciente continua demanda global de electricidad, todo ello involucrará la ampliación de estaciones transformadora mejorando sustancialmente la posibilidad de exportación a los países vecinos de excedentes de producción de esta energías.
a) Energía hidráulica

Con una generación continua, en la más económica y tal vez sea la fuente de producción más importante del país, no sólo por las obras de envergadura existentes construidas en diferentes provincias, sino también porque benéficamente aprovechado se redobló los factores naturales, tales como los torrentes que descienden de las montañas provenientes generalmente de deshielos o las corrientes de zonas más bajas que reconocen su vertiente de las lluvias, o bien los afluentes de los ríos volados, productores de ése energía eléctrica recorridas con las turbinas hidráulicas. Es sabido el peligro implica contar con casi total dependencia de este tipo de generación eléctrica; Falcón lleva un importante factor de riesgo climático, sobre todo período de grandes sequías, en que las reservas de agua de las usinas hidroeléctricas se pueden quedar en situación de alto riesgo.

b) Energía térmica
Hay fuerzas endógena que provienen de las profundidades de la tierra, conteniendo aguas de elevada temperatura o vapores que por su presión y calor sonata para generar energía eléctrica, las que se rigen por el Código de Minería al calificar a tales vapores como sustancia de primera categoría.
Se logra electricidad mediante la combustión del carbono Juan través de la utilización del fueell-oil u otro combustible líquido. O bien, utilizando como insumos del gas natural de los reservorios de las empresas petroleras, que generan un intenso calor es cuál es aprovechado en forma eficiente y ya bajo costo para abastecer de electricidad al mercado eléctrico mayorista.
Superficial en éstos casos se debe cumplir las condiciones y requerimientos establecidos por la secretaría de energía y minería relacionada con la legislación ambiental, observando las limitaciones impuestas a la emisión de contaminantes graciosos y midiendo los niveles de contaminación, lo que conduce a sostener que esto se proceso reúne niveles óptimos de producción eléctrica no contaminante.-

c) Energia nuclear:
Generada por la planta de la comisión nacional de energía atómica este electricidad así producida no se vende por instantes. Siendo la comisión nacional de energía atómica, que fue creada por el decreto10936/1950, reorganizada por el dec. ley 22498/1956, ratificado por ley 14467 ( LA 1997-D-3869) está regulada por ley 24804/1997 (LA1997-B-1376), y conforme con su art. 2 inc. F, tiene a cargo "prestar los servicios que le sean requeridos por la centrales de generación núcleoeléctrica u otro hecho la siendo que la", declarando así mismo en su art. 34, "sujeta privatización la actividad de generación núcleo electrica desarrollada núcleo eléctrica argentina SA".-

d) Energía eolica:
Esta forma de producción de energía es una de las más antiguas creada por el hombre. La Argentina cuenta con un excelente potencial productor de electricidad en el litoral atlántico de la provincia Buenos Aires; y sobre todo a lo largo de la Patagonia, que puede ser considerada como el mejor recurso eólico existentes en Comodoro Rivadavia.
Ello podría ser una realidad a través del estaciones enormes aerogeneradores aprovechando las fuertes corrientes del viento que en la zona patagónica podrían rendir hasta tres veces más energía, Inc. y renovable, que las granjas de molinos opuestos en funcionamiento los países más avanzados en la explotación de que esta industria con turbinas del viento como Alemania, Dinamarca y los EE.UU, por citado más importante. Dada la inestabilidad del viento, estos parques de energía eólica cuentan con una evidente ventaja ecológica, tendrían que funcionar en combinación con otros fuente de energía que las generan sin interrupciones, como son la térmica del gas, considerado el caso hasta con centrales hidroeléctricas .

e) Energía solar:
La energía solar es una fuente de producción natural, autónoma y libre de captadas por el hombre a través de instalaciones de suministros fotovoltaicos genera electricidad. Esta radiación solar de la cual se obtiene energía no posee efectos contaminantes, aunque electricidad resulta inminente, con sus consiguientes desventajas para su almacenamiento y transporte.
Se generan energía eléctrica mediante la ampliación de placas o paneles apropiados, encontrándose en funcionamiento en algunas provincias como Santa Fe, , Neuquen y. Jujuy, sino fuera por éste sistema, la electricidad no podría llegar a aquéllos lugares más alejados de la Argentina. Se han desarrollado con éxito en el extranjero desde hace mucho tiempo, por ejemplo en Australia.

f) Energía maritima:
En algunas partes del mundo, específicamente bahías, se aprovecha las variantes de la fuerza naturales de las olas y de la distinta manera, influida por la luna y el sol. La gravitación estos planetas es tan grande, pero sin movimientos productores alternativos sobre las aguas costeras se crean diferencias de varios metros de altura, con asensos y descensos consecutivo, siendo almacenadas las aguas en una presa, para luego ser descargadas generando electricidad. Los países Bajos, especialmente Holanda, son los que han desarrollado esta tecnología explotando sus costas marítimas. Sin embargo, es de escasa aplicación en general, atento el alto costo de sus instalaciones aunque sería digno de estudio nuestro país, dada la utilidad que pueden prestar las grandes mareas patagónicas en zonas como por ejemplo: Puerto Gallegos, Peninsula de Valdez,.-

La Energia Eléctrica estudiada desde distintas perspectivas:

a) En el ambito penal
Con anterioridad a la reforma de la Ley 17711.
Tanto la doctrina como la jurisprudencia penal, antes transformarse en art. 2311C:C, se encontraban divididas. en el orden a considerar a la energía electrica en particular, como una cosa, a los a los fines de tipificar los delitos de hurto o robo (contra la propiedad) de energía eléctrica para poder incriminar la conducta de un ha arrestado en los términos del artículo 172 el código penal "será reprimido con precios numerosos años de que se apodera de legítimamente gran cosa mueble total o parcialmente ajena" ..

Quienes negaban esa condición y, por ende, el caso criminal podría quedar impune si la sustracción de la energía eléctrica se había realizado sin el ardid (introducir doblemente menor para interrumpir la marcha del contador de la corrientes) de tipificar el hecho como estafa, manteniéndose a la redacción original del artículo 2311, partían de la base de que lo corporeo en un requisito fundamental tener en cuenta, concluyendo que al carecer de la energía de este elemento no era posible sostener que fuera una cosa.
Dentro de esta línea argumental, se analizó la figura penal del hurto de energía eléctrica sobre la base del único caso planteado: su sustracción directa y sin medidor descartando que fuera una cosa.
Este aspecto plenario que su sucintamente estamos viendo en torno a la noción jurídica de cosa-en sustracción de energía eléctrica-también lo había reflejado y de manera positiva, la antigua jurisprudencia, "nada obsta, de consiguiente, para considerar la energía eléctrica sometida al tratamiento de las cosa mueble, por cuanto no se trata sino de dar a éste presión, adoptada por nuestro Código Penal, el avance correlativo que merece en el derecho privado, por ello electricidad puede ser cosa susceptible de apoderamiento ilegítimo con igual significación hemos registrado-entre otros fallos-que "electricidad es una cosa, y por tanto el que con el tarde un cable de electricidad con la red general, sin autorización, caen la figura del delito de hurto ".

Con posterioridad a la reforma de la ley 17711

El requerimiento del artículo 162 del código penal de que se trate de una cosa mueble, impidió que se considerará hurto al apoderamiento de electricidad adquiriendo la cuestión un tono polémico que sólo cesó con la reforma del Código Civil por la ley 17711".
Con el agregado hecho al artículo 2311 C:C., pareciera que se ha informado la doctrina y jurisprudencia penal: "no la reforma de la ley 17711 en nuestro ordenamiento positivo energía reviste el carácter de cosa mueble ( artículo 2311 y concordantes con los civil). Por ende la energía eléctrica que es energía, de cosa mueble. Por imperativo legal, con posterioridad la reforma mencionada, ha quedado cerrada en sentido afirmativo, la antigua controversia sobre si energía eléctrica puede ser un objeto de hurto. Consecuentemente, en el tema específico no es correcto sin permitirse a doctrina o jurisprudencia nacional anterior a la vigencia de la ley 17711. tada vez que existe un apoderamiento ilegítimo de energía eléctrica total o parcialmente ajena el accionarse sume en el tipo de artículo 162 el Código Penal".
En forma concordante, nuevos fallos han seguido conocer cuanto a la energía como cosa "la vieja discusión acerca de la existencia del hurto tratándose del gas por la energía eléctrica ha sido superada, y la doctrina ha unificado criterio admitiendo y señalando que lo que caracteriza en su aspecto físico a una cosa nuestro corporeo dada sino su materialidad. Si ella es susceptible de valor y de apoderamiento, podrá través de él configurase la figura uso tipo trazas del artículo 162"

Extendiendo la incriminación-dentro el concepto de cosa-a la señal de televisión trasmitida: "una señal de televisión implica la comunicación de una imagen por medio la energía, por lo que queda incluida en el concepto o de cosa leído por artículo 2311 siendo su vez susceptible de apropiación ilegítimo e ilegítima". O de captación de energía electromagnética mediante la integración regular de una antena para recibir las señales que se programan por ondas de audioo vídeo no permitida, con el fin de interceptarlas evitando que llegen a sus legítimos usuarios para luego emitirlas en agencias clandestinas: "si el titular de una señal-en el caso de audio y vídeo-a partir de una concesión estatal tiene exclusivo poder de disposición sobre energía que genera su emisión y con el apoderamiento indebido se quita de su esfera de custodia determinada cantidad energía que aunque mínimamente y aún cuando no se introduzca una alteración en la calidad de las transmisiones tal circunstancias afectan el bien jurídico tutelado por artículo 162 del C.C. ,resuelta susceptible de apropiación y por ende tener valor en los términos del artículo 2311 del C.C."
o bien, tratándose de una comunicación telefónica: "la energía eléctrica que, como componente necesario para efectuar la llamada telefónica dispuso el acusado, no le pertenecía, el ajena. Este energía utilizada se hallaba dentro de un ámbito de protección, dentro de una esfera de poder y de vigilancia de otro que tenía su legítima disposición. Basta por así advertirlo el tener presente que la energía eléctrica es susceptible de comercio, del servicio telefónico de que se trata-tierra rector del cual se encontraban necesariamente comprendida aquella para su operatividad-también es generoso y quien tenía disposición condicionó su utilización por terceros al previo depósito de la ficha correspondiente, montando un sistema tendiente a resguardar-aparato mediante-el que no se utilizará el teléfono ubicado en la cabina pública logrando la comunicación pretendida -por ende, disponiendo de la citada energía- sin previo depósito".
Se ha dicho sin excitación alguna que la energía es una cosa-siempre dentro del ámbito penal-, restandole importancia al tema de lo corporeo, destacando se le carácter material del energía y, incorporado a un patrimonio, y por ende, pasible de objeto de hurto, aseverándose: "bastaría que un objeto pudiera ser detectado materialmente para que se lo considerara cosa. Y hay que reconocer que la reforma de la ley civil,da razón a esta segunda apreciación en una estricta aplicación de las reglas interpretativas de la ley penal. Dentro el concepto de cosa así delimitado quedan comprendidos los sólidos, líquido, fluidos, gases y la energía cualquiera sea su naturaleza".

Todavía los penalistas parten de la premisa de que el concepto de cosa es para el derecho penal más amplio que para el civil ( aúnque la analogía no sea aceptada para incriminar un hecho como delictivo) y que el apoderamiento ilegítimo que configurado en tanto la energía de ajena al costado, es decir, que no tenga ningún derecho adquirido sobre ella, a la vez le pertenezca a otro en propiedad. Para la moda doctrina penal, el debate ha sido resuelto con el agregado ya transcripto al artículo 2311: "por ende la ley civil otorga el carácter jurídico de cosa a la energía, al hacer extensivo del mismo régimen legal; por lo cual, y a los los efectos penales, la energía es una cosa susceptible de sustracción o apoderamiento ".-

b) En el ambito civil

El código de Velez contemplaba a la energía, porque en aquella época todavía no existían en su país su expresión más notable: la electricidad. La iluminación en la ciudad en Buenos Aires era reglas, luego aceite, gas, pero se calificó el ir funcionando paralelamente adiciones entre electricidad a partir del invento de Thomás Edison, de 1878, mediante la lámpara incandescente.
De ahí que ni siquiera se mencionan las 2311, en su versión original ya transcrita. Tampoco podía estar comprendida dentro del establecieron artículo 2311: "los objetos y materiales susceptibles de valor..." Porque éstos eran las cosas inconformes del derecho romano.
Un importante vertiente doctrinaria, luego de preguntarse si puede conseguirse la energía hidráulica una cosa y por tanto susceptible de constituir el objeto de una propiedad, se inclina por conceptuada de ese modo, como así también al electricidad, se considera-con apoyo de la nutrida doctrina nacional y extranjera (fundamentalmente italiana)-directamente una cosa, "desde que puede ser objeto de aprehensión y es económicamente estimable" y "por lo menos, una manifestación de la materia que, a los efectos legales basta para asimilarla con la materia misma. Científicamente quizás no sea posible, hoy por hoy, de gran lo corporal o no es la electricidad.
Comparecido fundamentos se habían pronunciado otros juristas, tener duda alguna de que el energía "de cosa( mueble) en sentido técnico de la palabra, y , por ende, susceptible de propiedad cerrada " ya que "nada significa que su presentación no pueda ser percibida por los sentidos" porque su manifestación siempre es perceptible, ya, luego, como calor o como fuerza... Si la electricidad lugar en el espacio, como manifestación de la materia misma. Los cables no son entonces, sino vehículos conductores de esta mercancía hasta el consumidor del energía eléctrica es el luce en el contrato, no como realidad, sino como objeto, al que se aplican los conceptos comunes de mentida y precio ".

Similar postura sea revelado que la energía a liberarse del cuerpo que la produce "cabe la posibilidad de que tenga un valor utilizable e ingrese por esa vía en la definición del artículo 2311 convirtiéndose en una cosa. Con ese criterio y porque para las cosas jurídicas interesan nociones artísticas sea admitido entre nosotros, forzando la letra el código que es una cosa electricidad en su aria condición de energía ,lumínica ,motriz etc.

También se ha sostenido y con sólidos fundamentos que "la electricidad, cuya condición de elemento material es innegable dado que hasta puede pensarse a satisfacer la exigencia para hacer cosas".
En el polo opuesto se encuentran otros autores de igual valía, anticipando su posición contraria al afirmar que la energía jurídicamente no es una cosa. Y ello, entre otras razones, alegando que "cosa y energía desde el punto de vista jurídico implican un dualismo que exige normas diferenciadas, con el agravante de que la energía no puede servir el soporte del derecho real lo contrario implicaría desnaturalizar completamente a esta fue la energía aparece producida por alguien, aparece nítida la experiencia de una obligación de hacer la que pasa a primer plano chocando violentamente con la concepsión del derecho real"
reclamando por cierto, que Código Civil de ocuparse del energía, pero con legislación propia-siempre ante la reforma en ocho por las leyes y 711 en-, y propiciando a ello, en la energía debe integrar el concepto de bien.

c) En el ámbito del derecho administrativo

La energía eléctrica se encuentra retirada por la ley 20465, completando y modificando a su similar dirigente ley 15336, que le sirve de sustento. Establece nacionales ordenan la generación, transición distribución de electricidad en el ambito la jurisdicción federal, amén de la distinta legislación propia de cada uno de la provincia, recordó con los poderes que ha conservado si no han sido expresamente delegado.
En particular, se halla regulada por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A., que está integrada por la Secretaría de Energía de la Nación y las Asociaciones de distribuidores, transportistas, generadores y grandes clientes, teniendo a su cargo toda la operatoria técnica del Sistema Interconectado Argentino.
Otra autoridad fundamental es el Ente Nacional Regulador de la Electricidad, creado a través del artículo 54 de la ley 24065, que actúa como centro táctico y como autoría de aplicaciones en el orden al derecho privado y público. Asimismo, normal procedimiento administrativo y tiene facultades de control jurisdiccional y fiscalización sobre las empresas prestatarias del servicio eléctrico.
Toman mismo tiempo intervención previa y obligatoria frente un conflicto, con facultades hasta sancionar todavía, pudiendo aplican las previstas en la misma ley, en su reglamentación o contrato de concesión. Asimismo, tienen funciones de protección al consumidor, encontrándose al estado para recibir quejas y denuncias de los usuarios; todo ello, en ejercicio del poder de policía que le ha sido delegado por el estado, en esta misma ley
son autoridades también: el consejo federal de energía eléctrica, el Fondo Nacional de la Energia Electrica y el Fondo Especial de Desarrolló Eléctrico Interior.
La relación concesionario-usuario se halla regida primordialmente por el derecho privado, siendo de aplicación las normas del Código Civil, sin perjuicio de aplicarse supletoriamente la derecho administrativo que correspondan. El derecho administrativo consagra expresamente la energía eléctrica como una cosa, inclusive energía podría ser objeto de prenda (aunque futura) ya que el crédito existiría cuando se genere la energía.
Se trata de un hecho, y los patrones están para ser vendido por contrato de compraventa energía eléctrica, siendo así que en su artículo 2 de ley 15336 determina: "a los fines de este ale, la energía de tenga, cualquier ser fuente se concederá cosa". En sentido similar del artículo 5 establece categóricamente que: "la energía de las caídas de agua y de otras fuentes hidráulica comprendidos los mares hilados, constituyen una cosa...".

A su vez la ley 24065, al modificar el artículo 4 la ley 15336 quedó redactado la siguiente manera: las operaciones de compraventa electricidad de una central como el ente administrativo o con el concesionario que su caso presta servicio público, se repuntarán actos comerciales de carácter privado".

LA ENERGÍA ES UNA COSA


Existen ciertos inconvenientes que hay que sortear para aceptar desde el punto débil del derecho civil del energía ser una cosa, tendremos que preguntarnos en primer lugar si se podría ejercer una permanente relación real de procesional tenencia sobre energía, se podría interponer una acción prosesoria o interedictal a una acción reivindicatoria, no tanto y se podría relacionar a la energía con un tema usucaptivo, o sigue alguna manera puede serán susceptible de apropiación como lo exige el artículo 2311 en su segunda parte y la respuesta sería que ello no es posible.
Este último dispositivo a similar la energía al régimen de cosas, contribuyendo a que ambas figuras queden identificadas, o por lo menos en separandola de los bienes para sentada mucho más el concepto de aquéllas; bien que, paradójicamente,le agregó un valladar difícil de superar, al imponer requisitos de que sea susceptible de apropiación y, más aún, si tenemos en cuenta el alcance técnico que se desprende de los artículos 2525 y s.s.
Esto ya lo había puntualizado la doctrina al sostener: "no habiendo sido alterados los principios que rigen la idea de apropiación código civil, mientras la energía no estaba liberada de la cosa, no sería posible su apropiación". De la misma manera, el artículo 2762 ült. parte contiene otro impedimento concreto relacionada con la posibilidad del ejercicio de una acción reipersecutoria. Ello porque la energía en general y la eléctrica en especial tiene una identidad que no puede ser reconocida, ni individualizada en el tiempo y espacio. Sin perjuicio, además, de que, al ser producida y consumida en forma inmediata no pueda ser reivindicada. Sin embargo, no por ello esas cosas dejarán de ser objeto de un derecho real.
Como dijimos, el mencionado artículo 2311 no ha consagrado directamente del energía ser una cosa, sino que se limita a declararle aplicable al régimen esta última. Por lo tanto, el otro interrogante que nos queda por analizar es si la energía eléctrica puede ser una cosa peculiarmente examinada
Y como tal, fue ser objeto derecho real como de propiedad genéricamente hablando, o de dominio, a través de una compraventa, por ser el contrato habitual de trasmisión de la propiedad de la energía.
Ya al principio de siglo veinte, había comenzado la discusión acerca de la naturaleza jurídica del energía, circunscrita por aquella época a la electricidad. Por su parte, ser interpretado que "electricidad es una cosa que tiene precio, que se aplica a determinados usos, que producen ciertas condiciones que tan sujeta negocios, contrato, transacciones y se comercia con ella.
Sea ha explicado que el reformado artículo 2311 con referencia la energía, y pudiendo como ejemplo la electricidad, es una "disposición que se justifica plenamente, no solamente porque esas energía tiene existencia física, con boyas, si bien principalmente, porque se comportan como cosas, desde que son susceptible de apropiación, uso y goce".

A ello se replicó que: "tampoco alcanza la finalidad que es presumible estuvo en la mente de la Comisión Reformadora. Decimos así porque no sólo se ha abandonado la noción de por olvidar de la cosa que pueden ser objeto derecho, sino que se declara expresamente que son aplicables a la energía y a las fuerzas naturales la liturgia referentes a las cosas, empero, sin ninguna connotación que defina su naturaleza, como lo establece el código italiano, que las reputa muebles, noción que hace posible incorporarlas al campo del derecho, cuando adquieren valor economico. Además no existe en nuestro Código un presento como el del artículo 810 del Código Italiano que declara bienes a todas las cosas que pueden constituir objetos de derecho".
Hay un sector delegado Dina que considera la energía como un bien, y en igual sentido lo establecido delante presente todo de 1954. Dentro la legislación latinoamericana podemos observar que la energía podría encuadrar dentro el concepto de bien, toda la amplitud de su normativa legal.
Pero, como se destacó, no obstante aseverar que la energía no es una cosa porque carece de idoneidad para constituir el asiento del derecho real, "tampoco es un bien inmaterial, por cuanto no es un derecho. La energía no es pues un bien".
Estimamos que, si bien es cierto que la energía no cuenta con la totalidad de las características correspondientes a la cosa, no lo es menos que encuadra mejor dentro de una categoría equivalente, porque reúne suficientes elementos propios del régimen de cosa.
En cambio el gas, acumulado lucir en carece de reservorios en garrafas, se trata de un fluido y es un hidrocarburo regido por otra normativa especial. La energía no se acumula, no es posible almacenada o guardamos, el de carácter intermitente, se genera para ser inmediatamente transportada, distribuir y comercializada para su consumo; lo unido de queda en el acto dijo de la empresa electricidad es la planta o central que sea fabricado.
Sería más apropiado que el Código Civil regulara la energía directamente con una cosa con particularidades propias, no puede caber duda de que la legislación debe acompañar en forma armónica a la moderna consecuencia del desarrollo tecnológico; decir, tiene que ser trasunto de la realidad, efectivizando para ello, la reforma necesaria; sobre todo, si concebimos-, no puede ser de otro modo dio a la energía eléctrica como algo especial para satisfacción de exigencias económicas y sociales.
Dice la doctrina, que si bien tal como conclusión del energía no es una cosa, a glosar el artículo 2311, detalla interesantes y agudos lineamientos a tener en cuenta para que la cosa pueda quedar configurada desde el punto de vista jurídico. Ello son: material o corporal y, extraña al sujeto o de naturaleza irracional, calidad que se predica por contraposición al hombre como sujeto de relaciones jurídicas; o, dicho de otra manera aquella que no es persona. Objeto se contrapone a sujeto; Con relevancia jurídica, dada por la posibilidad de construir objeto de relaciones jurídicas. La relevancia para entendida como interés, en el modo y en los límites de los cuales es de es considerado por el ordenamiento jurídico;Con la posibilidad jurídica de su sujeción o de pertenencia de cualquier título, aunque aún no esté ubicado en patrimonio alguno, como la resnullius; Presente o futura, ya que la entidad que todavía no existe pero es pensada porque se prevé que existirá, pueden constituir objetos de una relación; Susceptible de ser valorada económicamente; o, con criterio más flexible, útil, pues es necesario que proporcione o pueda pensarse que proporcionará un provecho al hombre en su convivencia social, que sirva para satisfacer sus intereses y necesidades; Aisladas o concebible como delimitada de la unidad compleja del universo".

Dentro de esta concepción amplia de cosas que excede el aspecto técnico, para incursionar netamente en lo jurídico se pueden advertir bastantes atributos que llevan a fundamentar que la energía eléctrica sea una cosa. La energía participa de muchas de las características del régimen de las cosas y que surgen de la normativa delCodigo Civil cuando trata lo relativo a las cosas sobre las que se ejerce la posesión.
Las cosas, para que sean objeto de la posesión (y por ende de apropiación) y también de los derechos reales, que tienen: ser objeto material susceptible de valor (artículo 2311 parte uno) ; estár dentro del comercio(art. 2400)l, ser singulares (en oposición al conjunto de cosa); determinadas (en oposición a cosas genéricas) porque el artículo 2389 requiere la individualización de la cosa, y artículo 2402 dispone que cuando una cosa se encuentra confundida con otra, tener serias separadas para poder adquirir la posesión de ella, y por artículo 2410, que establece que no se puede poseer la parte incierta de las cosas; tiene existencia actual en razón de que es inimaginable la posesión de la cosa futura, como ésta implícitamente establecido el artículo 2376.
Bien mirado, y conforme lo estamos desarrollando del engarce de estos preceptos no se puede inducir en forma absoluta que la energía no puede ser una cosa por el contrario, acudiendo nuevamente interpretación auténtica del legislador y apretando su reconocida autoridad, no parece que le decía debe ser reputada una cosa, aunque reconociendo su condición de atípica. Así, a glosar la reforma artículo 2311, se ha afirmado que "no obstante que ella no califica a las energías y fuerzas naturales como cosas, desde el punto de vista jurídico lo son, esto se trata de que tanto la cosa como la energía es tan sujetas a un régimen legal idéntico, es decir constituyen una misma categoría jurídica. Lo concepto jurídico valen por sus efectos, consecuencias legales y si es tan son idénticas, una misma denominación deben cubrir a todos. En otras palabras, no caben denominaciones distintas para conceptos o instituciones que es tan sometidos a un régimen legal idéntico. Si las energías se comportan legalmente como cosas, son cosas, jurídicamente hablando".

Ahora bien, de estos argumentos hace había hecho cargo otra jurista sosteniendo que el problema no parece de tan fácil solución; formulan los interrogantes, tales como: ¿pueden aplicarse indiscriminadamente al energía actual las normas sobre las cosas? ¿O el principio sufrirá tantas excepciones que de él mismo quedará convertido en excepción?. De todos modos, estamos convencidos de que la energía se acerca mucho más al concepto de cosa que le cualquier otro instituto. No se puede pretender recorrida física para tratar de distraer un concepto jurídico, sólo porque no está a nuestro alcance, sino porque ello no sería apropiado para solución dicha problemática.
Pero tampoco debemos abroquelarnos exclusivamente en el terreno del derecho. Notese electricidad en tanto materia como es (producida y transformadas) y por ende energía concentrada, ocupó un lugar en el espacio, en posible medir la he inclusive desangra, y en cierto modo considerada tangible, si es transformada y reducida a un mínimo voltaje.
Sino la vemos, o su materialidad no es posible percibi la sino a través de cualquiera de sus variados efectos, radiación, valor, fría etcétera, eso no significa que no exista, todo ello aunque su vida sea fugaz porque ya se sabe que se produce, utiliza y extingue súbitamente.
De decir que, si bien no puede hablarse de un señorío derecho sobre la cosa, como se desprende del concepto de posesión del artículo 2351 del C.C., se sobreentiende cierta permanencia en esa relación, no puede caber duda de que igualmente puede haber algún contacto con la energía aunque sea pasajero.
En este punto de la posesión, el proyecto de 936 tenía disposiciones de contenido más amplio al decir: "será poseedor 100 derecho ejerza plenamente o no, alguna de las facultades relativas al dominio"(1403) y que: "todas las cosas que están en el comercio susceptible de posesión"(art.1405).
Por otra parte, la energía tiene valor económico y se encuentra dentro el comercio; decir, pertenece al ámbito del tráfico jurídico, por lo demás, y como un poseedor a la distancia no necesita inexorablemente contacto físico, pudiendose apreciar bajo cualquier otro sentido; este modo, se puede percibir-como hemos apostado-de diferentes maneras, posee un como se manifieste la energía, través de la luz, fuerza motriz, etc.
con anterioridad la reforma de 1968 del Codigo Civil, la Suprema Corte de la Pcia. de Bs. As., al resolver una acción entablada por cobro de pesos provenientes de un saldo por suministro de corriente eléctrica, ya había sostenido tres eléctrica en una cosa, jugando " que le energía presenta sólo un modo de ser de la materia que unido a la concepción moderna sobre la corte acción de la tomó terminar por abatir toda barrera separatista entre materia de energía. Al igual conclusión llega entre nosotros dentro de esta argentino macho judicial Alberto Spota, al aprehender el concepto legal de cosa con sus constitutivos: un elemento físico y la actitud del objeto para satisfacer necesidades económicas sociales.
En este caso, y otros, también relacionados con la problemática le energía como cosa ya había sido como de potentemente analizado, sosteniendo que: "para poder aplicar el régimen de las cosas al energía, es decir, para que le energía por ser objeto de derecho real, ello debe tener valor económico de cumplir con aquellos requisitos que le permitan tener idoneidad para constituir el asiento del derecho real". Se desprende de la jurisprudencia general, que toda consideración que se haga saber que le seca lleva insito su componente peligroso y es por eso que casi todos los casos analizado, o que podamos encontrar, generalmente está ligada su naturaleza jurídica con el riesgo propio de la cosa. A punto tal que se ha entendido que no se debe hacer una tajante distinción entre la electricidad en sí y su elemento conductor-cable, red, instalación, maquinaria o cualquier otro cuerpo o aparato de la contenga-integrandose sendos elementos para constituir una sola unidad , pese a que sean separables.
Luego de la reforma de la ley17711, y de la manera que venimos examinando, la jurisprudencia del fueroCivil de la capital Federal ya se ha pronunciado por la afirmativa, si bien en un tema ateniente a la responsable objetiva por el hecho de las cosas, en virtud de la descarga eléctrica recibida por un animador de fiesta a través del micrófono que estaba utilizando, al resolver: " toda vez que la energía eléctrica es una cosa en los términos del artículo 2311C.C., los daños causados por la descarga eléctrica provocada por deficiencias en la instalación, caben bajo la esfera de la responsable a medida prevista en artículo 1113 del citado cuerpo normativo".
Mínimamente, lo viene diciendo la jurisprudencia de otros tribunales de nuestro país: comisión de energía eléctrica es susceptible de ser incluida dentro de la concepto actualización de cosa que establece la artículo 2311 C.Civ..", ahora bien, sino tuviéramos que tener a ultranza al dictado de nuestra doctrina mayoritaria, tendríamos que:
a)La energía no es una cosa, en razón de que la artículo 2311(2da parte) únicamente dice que se le aplica el régimen de las cosas pero no la califica como tal.
b) Tampoco podría ser un bien , ya que éstos son objetos y materiales de acuerdo al artículo 2311 1ª parte(y no puede haber stricto sensu derecho real sobre bienes).
c) Mucho menos podría ser un derecho, porque está noción expropia de los derechos personales u obliga nacionales y ajena a los derechos reales.
El mismo Vélez Sarsfield tenía un pensamiento generoso sobre el tema cuando escribió en parte inicial de la nota del artículo 1327: "la palabra cosa se toman sentido más extenso abrazando o lo que pueda ser parte de un patrimonio, cosas corporales o derecho, con tal que sean susceptibles de enajenación y de ser cedidos ".

Pensamos que la respuesta al problema consiste en admitir que le energía eléctrica es una cosa, aunque dando audiencia para que se la conceptué como atípica, teniendo en cuenta que ese asalto debe ser construido siempre dentro del Codigo Civil y no más allá del mismo, y como yo no hemos expresado, desde una perspectiva jurídica y no tanto física, lo usamos el texto legal.

En efecto, siendo una exegesis gramatical y lógica, a contrarios sensu, sin forzar el intelecto de dicho y positivo, tenemos que: los objeto material susceptible de tener un valor, son cosas, luegosi la energía, en especial la eléctrica, es un objeto, además material, y susceptible de tener un valor, tenemos como resultado que es una cosa, y por añadidura, mueble. Y siguiendo este está directriz resaltamos que, cuando hablamos de la energía en general y de le energía eléctrica en particular como cosa es porque:
a) Se trata de un objeto más dentro de sustantivo " objetos ", que así en plural menciona la artículo 2311.
b) En material, esta contenida en un espacio, se puede medir, pesar y se puede decir que hasta palpar.
c) Pertenecen propiedad a una persona relación producción-consumo
d) La causó título que ese derecho real de dominio puede ser un contrato de compraventa( artículo 1323) en donde ahí una transferencia (como cualquier otra mercancía) con unos veto preciso (la electricidad), precio cierto (tarifas); de acuerdo a la resolución 135 del 26/6/2001 del Ministerio de Infraestructura y Vivienda de la Nación, el precio se calcula por: a) spot horario por un modo, que es el precio (actual ) mayorista del momento, fluctuando-por ser un acto instantáneo-según las condiciones de plaza, b)mercado spot, o c) mercado a termino y determinado ( cantidad de megakilovatios consumidos), con la consiguiente entrega o suministro, quedando sujetas las partes las obligaciones y derechos de esta figura, amén de las propias de la legislación especial.
No hay un contrato de locaciones servicio, la razón de que no se trata de servicio público sino que se está entregando en forma inmediata un objeto, "no es sensato ya discutir y pretender negar la calidad de cosa que correr ondea la corriente eléctrica, tampoco como consecuencia la aplica calidad de ella de las disposiciones legales sobre la compraventa "
e) Es un objeto actual (aunque al mismo tiempo pueda resultar futuro) ello condice con los derechos reales.
f) Es susceptible de tener un valor, dentro de concepto amplio que comprende ese término, en razón de que el codificador no fue concluyente sobre la necesidad de que el objeto material sentarse a lo económico, pudiendo incluso ser solamente efectivo, como el caso de las cartas masivas, o de constitución derechos reales de usufructo sobre cosas de enero la ser aunque no produzca ninguna utilidad (artículo 2844), o de un usufructo sobre un fundo absolutamente improductivo (artículo 2845) o servidumbres de mero recreo a favor del predio dominante en sí o de la persona titular del dominio de este último (artículo3000).
g) Ello no obstante, es obvio que le energía tiene un valor pecuniario, siendo objeto de múltiples transacciones comerciales.
h) Su extensión, desplazamiento, movimiento y transporte, en manejable y cobrable voluntad del hombre; por lo tanto, mueble (artículo 2318) y precisamente "sea dicho que este criterio clasificatorio, no le corresponde, porque sólo las cosas se clasifican en muebles e inmuebles, y le energía no es cosa. Siendo que deben artículo 2311, manda que se aplique la energía la hipoxia relativas a las cosas, en éste dispositivo ha incluido el tema de clasificación de cosas".
i) Tiene un aprovechamiento social y económico muy importante para el hombre.
j) Está dentro del comercio
k) con respecto a la problemática prosesoria, tenga se encuentra que no es imprescindible el tocamiento con el objeto, lo aclara Velez en la nota al artículo 2374: "la posibilidad física de tomar la cosa o de disponer de ella, dice Savigny, pueda existir sin el contacto; la Ley Romana dice, que el contacto personal lo necesario para la adquisición, y que basta la sola vista la tina cosa presente. Por otra parte, la necesidad del contacto personal, no es exigida de una manera general. El adquisición de la posesión de la cosa mueble, la presencia inmediata puede ser sin ninguna ficción, reemplazar la aprehensión real"


LA ENERGIA COMO OBJETO DE LOS DERECHOS REALES


Los derechos reales desmenbrados y de garantía, como lo casos de usufructos de creditos, usufructo de un patrimonio o de una parte alícuota de los bienes, el derecho del usufructo de dar en anticrisis su usufructo y la prenda de crédito, en que, según el asiento o de los mismos no son precisamente cosas, si los derechos o créditos, e igualmente objetos derechos reales.
Haciendo abstracción por un momento de calificar energía a la eléctrica como una cosa, cuál sería el impedimento para poder consideraba como objetos derecho real, como por caso el de dominio.
Esta solución parcialmente receptada en países en donde energía nos considera expresamente como una cosa y, sin embargo, puede ser objetos derecho real, la razón de que la propiedad inmobiliaria tiene por objeto las cosas que pueden transportarse de un lugar a otro.
De nuestro código civil, lo presente ya vistos sobre la energía y las fuerzas naturales encuentran el Título I, se trata las cosas consideradas en sí mismas o correlacionar derecho, dentro Libro III: los derechos reales.
Esta ubicación favorecer la crisis de considerar no son las cosas, sino también energía-más allá de la discusión sobre si son cosas unos-como objeto de los derechos reales, al resultar comprendidos dentro del título de estos últimos.
Es más, si "la discusión referentes a las cosas son aplicables a la energía.. ", como reza la segunda parte del artículo 2311, podría concluirse que podría constituir derechos reales teniendo como objeto a la energía, tal como propiedad o dominio, subyaciendo un contrato compraventa, y ello en forma concordante para artículo 4 trata de energía eléctrica 24065
la energía de los derechos reales las relaciones a estas limitando, en la práctica, la regla artículo 2311 ap 2, a los temas de hurto y la posibilidad de contrato de compraventa. Por de pronto, el tratamiento de energía como una cosa, en el campo del D para que Derecho de Obligaciones, no parece presentar inconveniente. Puede hacer obligaciones de dar y, bajo ese aspecto lo, puede haber un contrato compraventa energía... si le energía puede ser objeto de obligaciones de dar en porque simultáneamente el derecho la conceptua objeto posible de tradición..la tradición servirá para adquirir la posesión, y la propiedad".-
El artículo 2311C.C. se quedó en el tiempo, debido a que su formulación no responde a las modernas necesidades jurídicas.
Por lo tanto, se propone,de lege ferenda, que redactado con una mayor amplitud conceptual conforme lo que venimos desarrollando, y siguiendo el pensamiento del propio Vélez Sarsfield expresado en el segundo párrafo de la nota ha dicho artículo, en los siguientes términos: "son cosas los objetos materiales susceptibles de tener un valor como la energía".

LA ENERGIA CONFORME EL PROYECTO DEL CODIGO CIVIL DE 1998

a) Concepto General
En el proyecto sea incorporado una parte general en el libro II, de que carece el Codigo Civil, y dentro de ella se ha reunido la disposiciones atenienses a las personas ( Titulo I y II), el patrimonio, bienes, cosas y derechos(tituloIII), y los hechos y los actos jurídicos ( Titulo IV). Aparte de ello, el Libro V , Titulo I, dedica todo el CapituloI a los principios comunes que rigen a todos los derechos reales.
A diferencia de puede Velez del proyecto, en éste Libro V, define como amplitud del derecho real en su artículo 1815: "el derecho real es el poder jurídico, de estructura legal, que se ejerce directamente sobre los objeto que atribuye a su titular las facultades de persecución y preferencias, ya las demás previstas en este Código".
Seguidamente, en artículo 1817, se aclara que la estructura de los derechos reales es una creación pura y exclusiva de la ley, porque los particulares no pueden crear otros o modificar otros existentes, manteniendo sus dirigentes principios delnumerus clausus legislado en el Codigo Civil ( arts,2502/2503).
Esos ius persequendi y preferendi incluidos dentro de la definición cobran importancia ya que cualquier figura jurídica que eventualmente tengamos analizar, y que no reuniera dichos requisitos, no podrá ser considerada como derecho real.
Estas dos facultades se encuentran especificadas en el código de Velez, únicamente en la nota al TituloIV, Libro III, y como una pauta más que sirve para marcar las diferencias con los derechos personales, en donde están ausentes esos derechos de persecución de la cosa y de cobro con preferencia otros acreedores.
b) El objeto de los derechos reales
el artículo 1816 del proyecto dispone: "son objeto los derechos reales: a) las cosas están en el comercio. Se ejerce sobre la totalidad de ellas, o sobre una parte material, o por una alícuota. b)Los derechos en los casos previstos especialmente"
existe una diferencia en cuanto al objeto de los derechos reales que en el código de Velez se tiene que inferir el artículo 2311, porque si bien se haya insertado en la norma, no está definido, ni suficientemente aclarado;mientras que en el proyecto se encuentra bien explicitado.
A su vez en las artículo 2311 primera parte, y 2312, dispone que:a) se llaman cosas los objetos materiales susceptibles de tener un valor;b) provienen son los objetos y mantenerse si le valor como así también las cosas;c)El del patrimonio es la universidad jurídica que abarca al conjunto de los bienes de una persona, la sumatoria de todos los derechos subjetivos con valor pecuniario;d) No tienen establecido el concepto de objeto de derecho.
En el Proyecto, al igual que código de Velez, únicamente pueden ser objetos los derechos reales aquellas cosas que estén en el comercio, es decir, cuando no estuviere expresamente prohibida o dependiera la utilización pública.
c) Condominio sin indivisión forzosa
otra relación importante con el objeto los derechos reales, consiste en que este derecho (1816 inc a del Proyecto) se ejerce sobre la totalidad de la cosa o una parte material de ellas, inclusive por una alícuota, en directa alusión al derecho real de condominio sin indivision forzosa definido en artículo1923.
El condominio legislado por Velez "necesita cosas materiales sobre qué ejercerse, y por esa razón no es condominio la comunión de bienes que no sean cosas(art.2674 porque no se puede ejercer actos materiales sobre objetos y materiales, y la propiedad se produce por la posesión de la cosa como su derecho más importante".
Dicho condominio, no obstante su autonomía es una forma puesto particular del dominio o, dicho contra palabras más autorizadas, "el copropietario tiene sobre su parte indivision paradero derecho de propiedad, que lo constituye en dueño y señor exclusivo de ella ", teniendo como asiento la cosa ( art.2674 C. C.).
De ahí que el código de Velez, respecto a la facultades que tiene de condominio sobre su interés en la cosa, "hablé derechos inherentes a la propiedad, que puede ejercitar sin necesidad de consentimiento de los otros condominio".
El dominio, por supuesto, es el derecho real más completo-pues en definitiva los demás resultan de membranados-recayendo fundamentalmente sobre la cosa, como prevé el artículo 2506 C.C., y este concepto es mantenido al artículo 1882 del proyecto, cuando definió dominio-dicho sea de paso, sin el bloqueo poner-como ".. El derecho real que otorga toda la facultades de usar, cosas y poner de una cosa, dentro límite previsto por la ley"
d) Los derechos como objeto de los derechos reales
otra innovación del proyecto erradiquen añadir los derechos, como objeto de los derechos reales, aunque acotado a los supuestos especialmente previsto, como: Prenda de créditos ( arts. 2114 y 2122);Usufructo de un patrimonio; Hipoteca sobre derecho real de superficie.
Aquí ya no son únicamente las cosas asiento de los derechos reales, como lo prevé el código civil , sino los derechos.
e) En materia hipotecaria
el artículo 2092 del proyecto mantiene el principio de la especialidad objetiva: "pueden ser objeto los derechos reales de garantía, las cosas y los derechos, en los casos previstos en éste libro, si son actuales, y están especialmente individualizados"; pero con la novedad de que el asiento del derecho real podrá ser no sólo un inmueble, sino también un derechos actual estando el especialmente individualizados, como sería el caso del derechos superficie
Más adelante, el artículo 2104 establece: "también puede hipoteca hacer derechos superficie"; este último se encuentra incorporado en la enumeración no derechos reales, el artículo 1820 incisos d) y estructurado en elCapitulo I, Titulo VI del Libro ( arts. 2018a2023).
Al tratar en principio de la accesoriedad en artículo 2090 párrafo 2º que dice: " los derechos reales de garantía se distinguen con el crédito al que acceden y son instransmisibles con independencia del ", también se reconoce en su párrafo 1º que " se puede garantizar cualquier crédito, aunque sea eventual. La garantía por ser una o modal "
Se destaca en el proyecto de los derechos reales ejercen directamente sobre su objeto y no sobre la persona.
En el art.214 del Proyecto mantiene el concepto de biene como género y cosa como especie que emanan de la directriz del artículo 2312 delCodigo de Velez, pero dándole categoría a los bienes como objeto materiales en materiales, con un criterio más amplio y renovador.
Como vemos, el proyecto es claramente de facto si bien son derecho real tenga por objeto un derecho personal, y hasta otro derecho real, siendo que este último se encuentra quedado-en principio-en el código civil, y en forma expresa para el usufructo ( art.2842) y la hipoteca ( art. 3120).
f)¿que ocurrio con la energia?
En este último, los preceptos sobre energía y la fuerza natural se encuentran en el mentado artículo 2311parte 2º del Titulo I, que trata las cosas consideradas en sí mismas, o correlacionar los derechos, dentro del Libro III: de los derechos reales.
Esta ubicación, favorece la tesis de considerar no sólo a las cosas propiamente dichas, sino también energía, como objeto de derechos reales, a resultar comprendidos dentro el título de estos último.
En más, si " la difusión referentes a las cosas son aplicables a energía ", como reza la segunda parte del artículo 2311 C.Civ., podría concluirse que se podrían constituir derechos reales teniendo como objeto de energía, tal como propiedad.
En el proyecto no puede caber duda alguna de que las cosas son el objeto principal de los derechos reales conforme lo normado en artículo 1816 inc. a, pero no sucede lo mismo para energía.
En efecto, en primer lugar, no se encuentra comprendida dentro del artículo 1816, y en segundo lugar, tanto las cosas como la energía no son privativas de los derechos reales, sino pertenecientes a todo el derecho con un ámbito de aplicación a un mayor. Siguiendo con el proyecto, se puede observar en artículo 214, que dice: " bienes y cosas. Se denominan bienes los objetos susceptibles de valor económico. Lo viene materiales se llaman cosas. Lady colisiona referentes a las cosas son aplicables en energía en la fuerza natural es susceptibles de ser puestas al servicio del hombre ", ubicado en el LibroII Titulo III, del patrimonio y como un activo del patrimonio, reparese en que se añade al concepto de bien como objeto susceptible de valor, lo de "economico".
Ello implica una mejora respecto de lo pautado en el código civil, la primera parte el artículo 2311, cuando con referencia las cosas dice que son objeto materiales susceptible de tener un valor, sin aditamento alguno, al igual que el artículo 2311 segunda parte C.Civil, que " las disposiciones referentes a las cosas son aplicables a energía ", con lo cual mantiene el debate sobre si la energía puede ser conceder una cosa 1, y al mismo tiempo lo empobrece, porque lo traslada otro campo.
La indicada normativa del proyecto no está en el interior de los derechos reales, ni dentro del objeto de los mismos(como prevé el C. civ. art. 2311) si no que pasa a la parte general de los derechos reales (LibroII del Proyecto).
Bien que dicho el artículo 214 ya no dice susceptibles de apropiación, sino susceptibles de ser puestas al servicio del hombre y esto es positivo, porque ya no interesa y, por ende carece de sentido polemizar sobre si energía puede o no ser apropiable, en el sentido de ser asible o poseída, sino que basta que pueda ser puestas al servicio del hombre.
Pero reiteramos que proyecto sigue sosteniendo que el asiento del derecho real de dominio en la cosa, y ello en cuatro de los seis articulo que componen su Titulo III, Libro V, Capito I.-
las palabras empleadas por la prestigiosa doctrina para criticar la reforma de la ley 17711 en cuanto al agregado al artículo 2311C.C., que declara aplicable a la energía y a la fuerzas naturales la disposiciones referentes a las cosas, cobran actualidad, cuando afirmaron que la reforma " se ha quedado a la mitad del camino pues la energía debió ser objeto de un régimen especial, dentro derecho civil, y sin perjuicio de los regímenes especiales que se dicten para la regulación de de los aspectos por tan importantes, por ello no referimos siempre al ámbito del derecho privado. Y se queda a mitad del camino, porque difícilmente la disposiciones relacionadas con las cosas pueda aplicarse tan genéricamente la energía, algunas fundamentales como la división de muebles e inmuebles, toda la materia prosesoria, la posibilidad de establecer derechos reales sobre ella, etc."
En ese sentido, era de quedar una mayor precisión en éste tema del energía pues su repetición con el agregado señalado lo único que aclara es que ya no necesita ser susceptible de apropiación, porque esta puestas al servicio del hombre, lo cual es un avance, pero ello no basta. Tampoco en la otra normativa señalada en artículo 216 se hace alguna distinción con el concepto de cosa.
Ya desde hace tiempo se venía sosteniendo la necesidad de que la energía debía ser encuadrada dentro de una categoría especial, resulta obvio poner de resultado la tal importancia que la economía moderna en la vida social tienen las distintas energía y más aún Velez tica, que provee fundamentalmente fuerza motriz luz, valor y frío entre otro beneficio
Por último, entendemos que proyecto debía preocuparse y ocuparse con mayor precisión del tema del energía, otorgando de la categoría jurídica correspondiente.

No hay comentarios.: