lunes, 23 de marzo de 2009

¿LA TECNOLOGÍA COMPLICA O NO LOS JUICIOS?

A partir de un artículo publicado en el día de la fecha en el diario La Nación, en el suplemento Tecnología, han surgido reflexiones interesantes para dejar plasmadas.
El artículo traducido por Ángela Borghetti, planteaba sobre una nueva situación que se está suscitando en los tribunales norteamericanos producto de la utilización masiva de las tecnologías de la información, especialmente las redes sociales, la velocidad en que quedan plasmadas en la red los comentarios de los usuarios.
El paisaje tecnológico ha cambiado tanto que los jueces de la actualidad, señaló Keene, "tienen que explicar por qué esto es crucial en vez de simplemente repasar instrucciones estándar". Y, agregó, la obligatoriedad va más allá de lo que un juez puede hacer; también destacó que "depende del Miembro 11 asegurarse de que el Miembro 12 ?se mantenga en la fila?".
Por siglos las reglas en un proceso las definían las leyes y los jueces. Sin embargo por la invasión de la sociedad de la información , los ciudadanos o usuarios, transgreden estas normativas y acuden a la utilización de la red, en donde publican, investigan sobre los casos que se están ventilando y en muchas situaciones hasta adelantan posibles actos judiciales aún no llevados a cabo.
Ejemplos en las cortes norteamericanas sobran. Los más recientes tienen como protagonistas a miembros de jurados que adelantan sus veredictos en al red, conllevando esto a la nulidad de todo lo actuado, a la demoledora conclusión de dejar por tierra todo el trabajo procesal llevado hasta el momento, a doblegar el esfuerzo de fiscales y defensores al tener que empezar todo nuevamente. Y este será el mejor de los resultados para aquellos casos que por su resonancia o interés económico, lleva a los interesados a plantear la nulidad. Muchos otros juicios se llevarán a cabo no cumpliéndose con el principio de la imparcialidad, por que esos actos que se ventilaron en Facebook, My Space o Twitter, y no fueron corroborados por los jueces.
El libre acceso y simple a la información o expresión, esta comenzando a cuestionar el accionar de fiscales y defensores. Muchas personas, supuestamente imparciales en el tema(jurado) realizan sus propias investigaciones sobre los casos en los que tienen que dar veredicto, violando el trabajo de quienes específicamente deben llevarlo a cabo.
Estos problemas planteados en los países centrales y avanzados pareciera no tener relevancia en nuestro medio y sentirlo ajeno. Sin embargo no es así. Es probable que se nos presente de otra forma, pues los sistemas jurídicos son diferentes, pero el fondo de la cuestión es el mismo. Por ello es importante que el abogado tenga claro el rol que desempeñan el acceso a la información o la utilización de Internet.
Los instrumentos informáticos son un medio, no un fin. Pueden ayudarnos a mejorar nuestra tarea, acelerar los tiempos, pero no suplen a las normativas ya estipuladas. Pues entonces, la ética es el elemento fundamental para dirimir la cuestión.
Sin embargo subyace pendiente debate profundo sobre el tema y redimensionar el rol de la tecnología en los procesos judiciales. Por cierto, algo es real, comenzó a cambiar a la sociedad a partir que las personas pudieron acceder a las comunicaciones más fácilmente y en tiempo sincrónico y asincrónico, entonces la ley y los administradores de justicia no pueden estar al margen de este debate.

No hay comentarios.: